Más allá del frío norte

0

Érase una vez en los videojuegos

Hace unos meses publiqué en esta misma web un análisis sobre el juego Frozenheim. Un juego ambientado en la cultura vikinga que aún necesita tiempo, pero que promete ser un buen juego de estrategia.

Hoy sin embargo quiero tratar algo relacionado con el juego pero no específicamente de él. Vamos a hablar un poco sobre la influencia de la cultura vikinga a través de este y otros juegos.

El Pequeño de la familia

Ya que estamos, empecemos por Frozenheim. Es un juego que ha salido hace unos meses donde, en resumen, debemos levantar un asentamiento vikingo simulando además algunos aspectos legendarios o verídicos de aquella cultura.

Frozenheim-edificios

Frozenheim

Al decir “simulando”, la idea es recordar al lector, tanto gamer como no-gamer, que los videojuegos no son 100% fieles a la realidad.

Teniendo en cuenta eso, podemos observar elementos claros tomados directamente de aquellos pobladores de lo que hoy es Dinamarca, Noruega o Suecia (donde podemos ubicar parte de esa cultura vikinga) principalmente: el concepto Jarl.

Esta figura hace referencia entre otras cosas a un noble en los clanes o comunidades vikingas. Solían estar en las escalas social, política, militar etc., más altas de dichos clanes, cada Jarl debía asegurar y velar por el buen funcionamiento de su comunidad, por su seguridad. Básicamente era un líder, un gobernante.

Dentro del juego también están presentes elementos mitológicos, como los dioses, en forma de “piedras” rúnicas, cuyo control nos garantiza una bendición de alguno de los dioses presentes.

No son los únicos elementos de estos pueblos nórdicos, pero sin embargo no profundizaremos en demasía. Frozenheim es uno más en esta historia, el “último en llegar”.

Más allá de Frozenheim

Hay una lista interesante y larga de juegos con la ambientación y el contexto del cual estamos hablando. Sin embargo, vamos a comentar en este artículo unos pocos.

Si buscásemos otros juegos de este estilo, encontraríamos Northgard, también de estrategia, un city builder.

Northgard

Northgard

En dicho título, una expedición de vikingos llega a las tierras cuyo nombre es el mismo que el del juego. Una tierra inexplorada, de la cual deben hacer su hogar, con sus asentamientos, sorteando dificultades.

 Northgard: Himminbrjotir, Clan of the Ox

DLC de Northgard

En dicho juego volvemos a encontrar elementos de esta apasionante cultura: los temidos drakkars (singulares barcos con “dragones” decorativos) que, además de navegar, eran rápidos y sembraron el terror en gran parte de Europa y el mar Mediterráneo entre otras zonas.

El Gran invierno nórdico ha llegado…

Tanto Northgard como Frozenheim como otros juegos poseen un elemento muy importante para los vikingos: el invierno.

El invierno no es algo simplemente mitológico o propio de ciertas culturas. En muchas partes del mundo es bien conocido. Sin embargo, en este caso concreto se considera una de las razones por las cuales los vikingos fueron empujados a viajar, saquear, luchar.
En sus territorios de origen conseguir el sustento para el clan, cada vez más numeroso, era complicado. Por ello en parte se vieron obligados a expandirse, a conquistar nuevos territorios en Britania (Gran Bretaña), saqueos en Francia, la Península Ibérica…

Pero además de esto y de las propias características del invierno. Hay un hecho muy importante en la mitología vikinga: el Ragnarök. Sin entrar en muchos detalles, el Ragnarök (“Destino de los Dioses”) viene a ser una especie de fin del mundo. Una batalla colosal donde los dioses y otros que no lo son, luchan a muerte.

Bien, según la mitología hay una serie de “señales” que advierten de la llegada de esta batalla. Una de ellas es el Fimbulvetr. Este concepto alude a un larguísimo invierno, como si fuese la consecución de varios inviernos seguidos sin primavera, verano u otoño entre ellos.

Un paseo hacia el Valhalla

Otro juego con un claro contexto similar a los que mencionado antes es Jotun Valhalla Edition.

Jotun: Valhalla Edition

Jotun: Valhalla Edition

Aquí podemos ver algunas diferencias con respecto a los dos anteriores: nos encontramos ante un juego del género de acción. Un indie donde en pocas palabras una mujer vikinga desea ir al Valhalla.
Pero desgraciadamente no pasó el “examen” de acceso al salón de los héroes, guerreros que esperan pacientemente para luchar junto a los dioses en el Ragnarök. Sin embargo, consigue una oportunidad de “ir a junio” para hacer un examen de recuperación con el fin de ganarse la bendición de los dioses y una nueva oportunidad de acabar entre los mejores.

Aquí encontramos un juego con un peso mayor de las creencias, filosofía y mitología nórdicas. Algún que otro dios nórdico susurra a la protagonista guiándola y poniéndola a prueba a lo largo de batallas con jotuns (gigantes), que pueden ser de varios tipos.

También se menciona un final concreto en caso de que nuestro personaje no lo consiga: Ginnungagap, un lugar en parte oscuro en el cual se supone que dio comienzo la vida.

De la aburrida Grecia al maravilloso Midgard

Aquí podemos entender que hay cierta “incongruencia”, pero debemos recordar que en el mundo de los videojuegos todo es posible. Eso en parte es una auténtica maravilla porque, de algún modo, pone de relieve lo que puede producir la mente humana, de la cual nos han llegado auténticos tesoros.

Volviendo al tema, otro gran juego que posee una estética “vikinga” es God of War. En este caso el último (por ahora), puesto a la venta en 2018.

God Of War (2018)

Tradicionalmente, las entregas anteriores de dicho juego estaban ambientadas en la Antigua Grecia, así como la mitología Griega. Sin embargo, con este juego el protagonista Kratos, viaja al mundo de Midgard.

Según la cultura vikinga, Midgard era el mundo de los hombres, creado por algún que otro dios tras otra gran batalla en el inicio de los tiempos. Teóricamente sería la Tierra. A lo largo del juego, aparecen algunas criaturas mitológicas:  los Jotuns, las Valquirias, los Aesir y Vanir (los dioses), los Draugr (en pocas palabras zombies).

Además de eso vemos otros elementos descritos más arriba, junto a otros como otros “mundos” descritos en la mitología nórdica: Asgard, hogar de los dioses o Jotunheim, hogar de los gigantes.

Yggdrasil es el árbol que une estos mundos y más, formando parte del universo. Es el que permite viajar a Kratos y compañía.

Dragones, jarls, zombies piojosos…todo cuento chino y poca realidad

No realmente, en algunos de los juegos mencionados anteriormente hay parte de realidad según los restos encontrados por ejemplo en Rusia, los países nórdicos entre otros sitios, relatos como las Eddas.

Pero un juego que si puede ser más “en sintonía” con la historia y la cultura vikinga es Ancestors Legacy. Un juego RTS (Real Time Strategy) parecido a otros como Company Of Heroes, donde debemos levantar una base, construir un ejército y destruir al enemigo.

Ancestors Legacy

Ancestors Legacy

Parte del juego son campañas de las facciones que forman el juego. Una de esas facciones son los vikingos. Para los vikingos hay dos campañas con dos personajes distintos que nos hablan de dos expediciones vikingas.

Una de ellas relata entre otras cosas una primera llegada a lo que hoy es Inglaterra, concretamente el saqueo de Lindisfarne en el año 793 d.c.

Este hecho fue importante puesto que lo ocurrido terminará propiciando futuras expediciones vikingas a aquellas tierras. A pesar de esto, a diferencia de otros juegos, los edificios no presentan el típico aspecto descrito por historiadores y relatos atribuyen a un asentamiento nórdico.

¿Esto es todo? El impresionante legado vikingo en los videojuegos son 4 juegos nada más

Evidentemente no, hay muchos más juegos, tanto recientes como en desarrollo u otros algo más antiguos: Total War Warhammer, The Banner Saga, Elders Scrolls V Skyrim, Titan Quest, etc., que tienen una influencia más o menos clara de esos pueblos. No sólo han perdurado elementos de esta cultura, sino también supuestas como el tema de los “cascos con cuernos”. Esta leyenda proviene de cierto autor del siglo XIX pero, al menos como normal general, los cascos vikingos no llevaban cuernos.

Total War Warhammer Norsca

DLC “Norsca” de Total War Warhammer

La cultura vikinga esta presente en los videojuegos, así como en la literatura o el cine. Ha inspirado infinidad de obras, incluso hoy en día en países europeos como España hay asociaciones odinistas que mantienen y difunden parte de aquellas tradiciones.

Esta cultura esta muy viva, al igual que Kemet (Egipto), Grecia, Roma y otras tantas. Sigue atrayendo la atención de historiadores, fans, gamers

Autor

Bishamon

Profesor de Historia, futuro especialista de Mitología e Historia Militar. Técnico de Archivos. Apasionado de los libros. La estrategia como mayor interés dentro de esa maravillosa pasión que son los videojuegos.