Análisis de Fantasy Friends – Una aburrida fantasía

0

Los videojuegos para niños muy pequeños son escasos en el mercado. Entre el catálogo actual de este subgénero podemos encontrar Fantasy Friends, un título que nos promete una mezcla entre Pokemon y Petz y se queda en poco más que un minijuego de móvil.

Si bien es cierto que un juego dirigido a este tipo de público siempre carece de una historia profunda, lo cierto es que Fantasy Friends carece tanto de historia como de objetivos.

Fantasy Friends se basa en conseguir 15 mascotas diferentes y, a partir de ahí, solamente conseguir elementos cosméticos. Las mascotas las conseguiremos comprándolas por 3500 puntos de algo que llamaremos moneda del juego. Estos puntos los conseguiremos simplemente acariciando a nuestra mascota cuando lo necesite y peinándola, dándole de comer, jugando con ella o lavándola. Pero no, esa parte no es divertida, ya que sólo se puede interactuar con tus mascotas cuando las barras de los diferentes estados estén bajas.

tortuga fantasy friends

Estos estados son:

  • Hambre – debemos darle de comer.
  • Cariño – debemos acariciarla.
  • Peinado – debemos pasarle un cepillo.
  • Suciedad – debemos pasarle una esponja.
  • Aburrimiento – debemos jugar con ella.

Hay un gran «pero» con los estados, y es que solamente nos darán monedas del juego cuando las barras estén bajas. Si perdemos más tiempo con nuestras mascotas, no conseguiremos dichas monedas.

Fantasy Friends: Quince mascotas y dos horas de juego

Cada huevo de mascota cuesta 3500, y sólo podemos tener tres simultáneamente. Una vez tengamos los huevos, debemos acariciarlos para conseguir que eclosionen. Porque sí, eclosionan gracias al poder del amor. Eso está bien para un juego de niños a partir de 3 años.

Ahora bien, una vez conseguimos las 15 mascotas, tras unas dos horas de juego, no podremos tener más. Todo el dinero que consigamos será utilizado para comprar accesorios cosméticos. Estos accesorios son desde pieles diferentes para nuestras mascotas (que nos darán al azar entre todas ellas), hasta colores para los juguetes de nuestras mascotas, pasando por gafas y sombreros. Y el juego finaliza ahí.

aspecto fantasy friends

Tal cual suena, ya no hay mucho más que hacer más allá de conseguir monedas para conseguir más accesorios cosméticos, los cuales son absurdamente caros para ampliar la vida útil del juego.

Afortunadamente, Fantasy Friends tiene pequeños eventos aleatorios que nos permiten ampliar mínimamente su vida útil. Dichos eventos pueden ser desde limpiar la casa de una mascota hasta cortar malas hierbas, pasando por tener que encontrar un cofre de tesoro. Algo que no nos llevará más de diez segundos.

tesoro fantasy friends

Como dato positivo, todas estas interacciones con Fantasy Friends se pueden hacer mediante la pantalla táctil de Nintendo Switch, lo que hace el juego mucho más amigable para los niños. La versión de PC lamentablemente, al carecer de este detalle, debe ser realmente aburrida para los pequeños.

Conclusión

Si bien Fantasy Friends está pensado para niños a partir de tres años, hay opciones mucho mejores y más educativas en las mismas plataformas. Además, el tiempo de juego para conseguir todo lo interesante del mismo es tan mínimo que hace eterno el conseguir todos los cosméticos, ya que deben ser fácilmente unas cuatro o cinco horas más sin tener ningún objetivo real en el juego más allá de esperar para conseguir dinero.

3.5

Nota

Puntuación general

Historia
1.0
Jugabilidad
5.0
Gráficos
4.0
Sonido/Música
2.0
Diversión
5.0
Lo mejor
  • Para niños muy pequeños de entre 3 y 5 años puede ser divertido durante unas pocas horas.
  • Control táctil en Nintendo Switch.
Lo peor
  • No hay historia.
  • Finalizar el juego son dos horas.
  • Cuesta 30€ en la versión de Nintendo.
Autor

Rundull

Llevo 30 años entre videojuegos, más de la mitad de ellos en Steam, y poseo una pasión por los videojuegos, tanto actuales como pasados. Pero más que los videojuegos, me gusta la gente interesada en los mismos. Esa gente que tiene un algo que le hace especial, y que es capaz de ver los juegos como algo más que un pasatiempo.