0

Ha pasado ya un tiempo desde el ultimo Samurai Warriors, hasta esta nueva entrega, aunque eso no quiere decir que no haya habido entre medias otros «Musou» de otras franquicias que involucran a OmegaForce y KOEI Tecmo. Por desgracia, algo que siempre desalenta en estas sagas basadas en épocas de samuráis, ninjas y kunoichis, es que nunca nos llegan localizados al castellano.

Samurai Warriors 5 – El amigo y enemigo jurado de Nobunaga

Tras la guerra Ōnin en el periodo Sengoku, un comandante de guerra, Nobunaga Oda, entablará incontables batallas en un país sumido en el caos de una constante guerra. En ese campo de batalla otro comandante, Mitsuhide Akechi hará lo propio, encontrándose con Nobunaga en el campo de batalla con un inevitable enfrentamiento. A pesar de ello, ambos guerreros se tienen respeto y eso forma extraños lazos en torno a ese mismo respeto… ¿amigos o enemigos?

Samurai Warriors 5: Oda, Akechi y Nô entre amigos.

Samurai Warriors 5: Oda, Akechi y Nô entre amigos del caos.

Así empezaremos los primeros pasos de Nobunaga Oda y sus conquistas en los primeros capítulos, para más adelante desbloquear también la campaña de Mitsuhide Akechi y ver su perspectiva en la trama, además de sus propios sinsabores de la guerra. Eso nos lleva por caminos de una historia con varios protagonistas, y que se irán sumando también, al elenco de personajes seleccionables, hasta un total de 27 y que lejos de ser segundones, tendrán sus momentos de protagonismo.

Mis extraños amigos de la guerra

Como forma parte de la historia y también conforma relaciones entre personajes, cuando avancemos suficientes capítulos para desbloquear el «Modo Citadel«, podremos afianzar las diferentes relaciones entre personajes, escogiéndolos para defender nuestro castillo y así conseguir su amistad al 100%, que desbloqueará pequeñas escenas para cada uno de ellos. Y no son precisamente pocas, ya que cada personaje se relaciona con varios con los que pueden ser amigos.

En plena guerra, Akechi arrasa.

En plena guerra, Akechi arrasa.

Misionero en mi propia misión de guerra

La verdad es que no ha habido variaciones demasiado profundas en el sistema de juego de Samurai Warriors 5, al menos no que se vean directamente, aunque si ha agilizado la manera de movernos en el ataque y la velocidad del mismo, con algunas habilidades de apoyo que van a ser esenciales al enfrentarnos a ingentes batallones de samurais, arqueros, lanceros, etc.

Además de esas habilidades de apoyo, algunas propias de cada personaje y otras que las poseen todos, tenemos el ya conocido ataque arrasador potenciado, para acabar con todo aquello que tengamos de frente o alrededor nuestro.

Como siempre el mapeado que no falta en ninguno de los «Musou» y que nos indicará donde cumplir los objetivos principales y durante toda la aguerrida batalla, también los eventos extra y que se darán al cumplir ciertas condiciones o requisitos para desbloquearlos. Eso hará que queramos completar todas las acciones de batalla y que no serán nada sencillas, ya que muchas veces no sabemos que hacer para desbloquearlas y eso nos llevará a repetir una y otra vez los capítulos, si somos completistas.

Tras acabar cada capitulo, veremos los niveles que han subido nuestros personajes y los que se han involucrado en él. Además de gestionar sus habilidades, mejorar sus estados, cambiar armas y su destreza con ellas y además potenciarlas entre otras cosas. Lo bueno de esto es que también conseguimos «scrolls» para aumentar el nivel de personaje y de destreza con el arma, además del que hayamos conseguido en batalla, así que siempre podemos «subir» un poquito más.

Vientos caóticos que mandan volar.

Vientos caóticos que mandan volar.

El conquistador que no quiere ser conquistado

El otro añadido que ya había mencionado antes, es el Modo Citadel, donde gestionaremos un poco nuestro «castillo» y digo un poco, por que esas mejoras repercuten a nivel general tanto para la historia como para la Citadel, pero solo para aumentar los objetos, establos y en general todo aquello con lo que comerciamos.

Torbellino de guerreros voladores.

Torbellino de guerreros voladores.

A parte de hacer misiones para defender nuestro castillo de los invasores, cada vez que completemos una de ellas recibiremos objetos que son necesarios para las mejoras (madera, tela, etc) y que posteriormente podremos comprar, con cierta limitación. Por lo demás el sistema de juego no varia, con la salvedad de que podemos invocar tropas para defender las zonas durante esas misiones y subirlas de nivel.

La mezcla del realismo, rasgos anime y tonos de pintura de estilo japonés

Siendo sincero, no puedo decir que el resultado este mal, pero la verdad es que no me gusta esa idea de mezclar lo realista, con la animación y encima añadirle una capa que simula pinturas japonesas.

Dejando eso de lado y ya enzarzados en plena batalla, si que disfrutamos muy bien de todo el entorno creado alrededor del personaje y enemigos, donde se nota la experiencia del diseño de estructuras japonesas, interiorismo, maleza y otros muchos conceptos de terreno, que nos hacen sentir plenamente en la era Sengoku.

Vistos desde fuera lo que más suelen destacar son los castillos de torre japonés, que son muy hermosos y también las amplias salas esencialmente detalladas en la época y su estilo.

El poder de Dôsan...

El poder de Dôsan…

Aun así, parte de ese color o pintura a la tinta japonesa que también se aplica a todo el escenario, se acaba perdiendo en muchas ocasiones y salvo que estemos muy cerca, dejamos de notarla, por lo que pierde todo el sentido. Es quizá uno de los motivos por los que ese tipo de «mezclas» no me llegan a gustar del todo.

Lo otro que disfrutamos sin lugar a dudas, es lo que se lleva toda la gloria, esos impactantes ataques y técnicas que tiene cada personaje, que además de ser vistosas y efectivas, son muy variadas. Eso hace, que usar cada personaje tenga un mejor aliciente y nos motive a cambiar para cada batalla, evitando un poquito que se hagan tan pesadas y repetitivas.

Al compás de la diversión, una guerra para dos

Entre batallas, narración y diálogos, se encuentran las melodías muy propias y características de la dinastía samurái y ese aire clásico japonés que se distingue de fondo. con bastante parsimonia en muchas ocasiones y otras veces un tanto velada entre golpes y diálogos en plena batalla.

Algo que la verdad puede desmotivar un poco a la diversión del titulo, que tras varios capítulos se nos puede hacer incesante y algo agotador mentalmente. Lo bueno es que se puede reavivar un poquito ese entretenimiento, gracias a que podemos compartir las batallas en cooperativo, tanto local como en linea, y es que jugar con otra persona, cambia sin duda todo el paradigma.

Pantalla de carga con Nobunaga Oda.

Pantalla de carga con Nobunaga Oda.

Para el juego en solitario tampoco es que se quede corto, como ya mencionaba, los capítulos seguramente los repitamos hasta conseguir el rango S y desbloquear cada misión alternativa y extra que se esconde en cada uno. Sumado al gran número de interrelaciones que complementan un poco a la historia principal y las diferentes mejoras que podemos llevar a cabo, tanto para personajes como para las diversas tiendas del juego.

Conclusión final

Samurai Warriors 5 añade algunas mejoras a su sistema de juego, pero no consigue quitarle la casilla de «repetitivo«, así que es mejor disfrutarlo poco a poco y sin prisa, para sacarle partido. La trama está bastante bien, pero no llega a ser sobrecogedora, ni a sorprendernos demasiado y tras varios capítulos, quizá se disfruta más con otro jugador que nos acompañe.

7.4

Nota

Puntuación general

Historia
6.0
Jugabilidad
8.0
Gráficos
9.0
Música y Sonido
7.0
Diversión y duración
7.0
Lo bueno
  • Tiene muchos elementos de Rol.
  • El doblaje japonés es muy sentido.
  • Una jugabilidad más rápida y fluida.
Lo malo
  • Puede ser cansado a veces.
  • No localizado al español.
Autor

Yclan

Iniciado en los videojuegos a los 4 años de edad con la recreativa de Ninja Gaiden y los pinballs, no tardó en convertirse en una de mis aficiones de más envergadura, con una ingente cantidad de títulos terminados a las espaldas, pase a ser coleccionista y empecé a escribir sobre ellos con la experiencia de no pasar por alto ningún género.