0

Vengar a la humanidad

En Orbital Bullet tendremos que hacer frente a unos malvados invasores, Dread Corp, cuyas únicas motivaciones son las de esclavizar a toda civilización conocida.

Ante estos acontecimientos y la inminente extinción de la raza humana, los últimos humanos deciden crear La Resistencia. Tras una serie de ataques de guerrilla contra los invasores y a pesar de su secretismo, Dread corp descubre la base de La Resistencia e inicia un ataque a gran escala.

Como parte de La Resistencia dejaremos nuestro cuerpo moribundo y lograremos transferir nuestra conciencia a un ciborg, para convertirnos en el arma definitiva en la lucha contra Dread Corp. Es entonces cuando nos convertiremos en la última esperanza de la humanidad.

Liberando planetas de la influencia de Dread Corp

Una vez conocemos el trasfondo de Orbital Bullet ya nos podemos olvidar de él, y no porque nos guste más o menos, sino porque eso es todo, aunque es cierto que en este tipo de propuestas no suelen ser muy necesarias o profundas. Por eso es más conveniente centrarnos en su mayor propuesta: la jugabilidad en 360º.

Básicamente iremos haciendo frente a los invasores en escenarios procedurales en forma de patrón circular, por eso lo de 360º, y ya adelanto que aparte de ser muy original funciona de maravilla.

De primeras uno podría pensar que ver todo el rato el mismo escenario podría hacerse un poco monótono y aunque en el fondo parte de razón hay, la velocidad de la acción y de lo que acontece es tal, que tampoco le echaremos cuenta.

A lo largo de la partida podremos elegir entre dos planetas para hacer frente diferentes desafíos.

Un arsenal que construir y desbloquear

Pero ¿Cómo podríamos hacer frente a estos malvados invasores sin nuestro querido y preciado arsenal? Al inicio contaremos con un par de armas, y a medida que vayamos progresando y aplastando enemigos, estos irán soltando planos, para más adelante ser construidos a partir de un recurso que iremos adquiriendo en nuestras partidas.

Nos encontraremos con fusiles, escopetas, armas de energía, entre muchas otras vertientes, en general una amplia variedad de armamento que no obstante, se me antoja algo desbalanceada. Al final y por la premisa del juego será mucho más eficiente utilizar un determinado tipo de armamento que otro, reduciendo de esta forma la utilidad o eficiencia del resto.

Cuando hablo de la eficiencia de las armas lo digo por una serie de motivos: en nuestra partida como suele utilizarse en los rogue-like o metroidvania, dispondremos de un temporizador que va sumando y que nos instará a darnos prisa en acabar cada escenario. Siendo veloces somos recompensados con cofres que se desbloquean según lo rápido que hayamos sido, o mejoras para nuestro personaje o armamento, vamos, lo típico.

El problema de esto es que si queremos ser rápidos nos vemos obligados a obviar diferentes tipos de armas e incluso tipos de daño. Poniendo un ejemplo: el lanzagranadas, la velocidad del proyectil es lenta, con una caída curva y además peligrosa, pues su radio de explosión también nos afectará, todo esto reduciendo como decía lo eficiente que somos.

Tendremos una amplia gama de armas a nuestra disposición, desde escopetas a rifles laser.

 

Lucha y mejórate a ti mismo

Antes de empezar nuestra partida realizaremos los preparativos en una suerte de base. Es aquí donde encontraremos el arsenal de armas, que nos permitirá tanto desbloquear como mejorar nuestro armamento.

Será también donde podremos ver nuestro árbol de habilidades, el cual, es muy amplio y variado, con diferentes mejoras que desbloquear. Tal es la importancia del árbol de habilidades que me atrevería a decir que una vez desbloqueas determinadas mejoras cambia completamente el juego y para mejor.

Una vez completemos el juego por primera vez nos encontraremos además con la posibilidad de poder elegir la dificultad, una especie de NG+, escalando la cantidad de enemigos, su vida, su daño e incluso añadiendo peligrosos modificadores ambientales.

Pero esperad que aun hay más, durante nuestra partida llegado el momento nos encontraremos con un cristal el cual nos permitirá desbloquear un nuevo modo. Es en este modo donde brilla auténticamente el apartado “rogue-lite”, pues en los 50 escenarios de los que está compuesto, iremos mejorando nuestro personaje con objetos aleatorios proporcionados por un vendedor.

Por si fuera poco todo este contenido, una vez superados estos “escenarios” desbloquearemos otro modo similar pero en difícil y superado este último, un modo infinito. Como se puede apreciar, hay contenido para rato.

NG+, modo escenario o modo infinito. En Orbital Bullet tenemos contenido para rato.

Cuatro clases, un destino

En nuestra aventura hacia la destrucción de la base de Dread Corp lo haremos con hasta cuatro clases distintas, con sus propias habilidades que desbloquear.

Una de ellas, en concreto el Vándalo, me ha resultado poco “útil” por no decir más, pues esta se especializa en el uso del daño explosivo, que como he mencionado anteriormente no resulta muy efectivo. Luego tendremos al Mercenario, que se especializa en el daño de balas y los críticos. El Merodeador, enfocado en el daño de proyectil y en atacar a corta distancia. Y finalmente el Ingeniero, que se especializa en armas de energía y en poner torretas.

En general, las clases me han parecido poco desarrolladas sin mucho que rascar. Por suerte el juego premia más que te toquen buenas armas o mejoras que en especializarte en una clase en concreto.

Podremos seleccionar hasta cuatro clases con sus propias habilidades.

Diversidad y balanceo

Una vez completas el juego y llevas varias docenas de horas empezarás a notar uno de los principales problemas de Orbital Bullet, la falta de variedad. Que no se me malinterprete, hay enemigos con mecánicas muy cuidadas que funcionan de maravilla con el escenario en 360º, pero al final se acaba volviendo monótono.

Esto puede suponer un problema a la hora de exprimir todo lo que tiene que ofrecer el juego, que a pesar de esto, los numerosos modos y desafíos que tenemos a nuestra disposición luchan por hacer frente a las carencias que presenta el título.

¡Presta atención en todo momento! El golpe te puede llegar desde 360º.

Siente el ritmo espacial pixelado

Otro de los puntos más fuertes de Orbital Bullet es su banda sonora electrónica, compuesta por Juha Korpelainen & Niilo Takalainen. Decir que es excelente es quedarse parco en palabras, es tan buena y la he disfrutado tanto que alguna vez he entrado solo para poder escucharla. Sin lugar a dudas recomiendo pillarse la edición que incluye la banda sonora, lo merece con creces.

Si hablamos de su apartado gráfico tampoco nos decepcionará. Efectos de neón junto a una estética peculiar estilo ciberpunk con acción frenética a raudales. Todo cuaja a la perfección.

Técnicamente humilde y estable, para que cualquier persona pueda disfrutar de su acción sin problemas. No me he encontrado ningún bug, cuelgue o fallo durante mis partidas. Muy pulido en general y algo que es de agradecer en los tiempos que corren. Doblado a nuestro idioma perfectamente, aunque no haya mucho que leer siempre es bienvenido.

En nuestro ascenso deberemos de hacer frente a numerosos jefes con sus propios patrones. ¡Cuidado!

Conclusión

Orbital Bullet, creado por SmokeStab nos propone una original visión en 360º, creando un precedente a la hora de desarrollar juegos en 2.5D. Con varios modos y diferente contenido que explotar durante varias docenas de horas.

Una banda sonora electrónica que te mantendrá enganchado por si misma y un pixel art que cuaja perfectamente con su trepidante acción. Es una pena que todo esto se vea lastrado por una falta considerable de balanceo entre sus mecánicas.

Con un poco de suerte los problemas que presenta este rogue-lite serán corregidos en posibles futuras actualizaciones, el potencial lo tiene con creces.

7.5

Nota

Puntuación general

Jugabilidad
6.0
Gráficos y diseño artístico
8.0
Música y sonido
9.0
Apartado técnico
7.0
Lo bueno
  • Una apuesta muy original con un patrón circular en 360º
  • Variedad de modos para explotar el juego hasta el límite
  • Una banda sonora sobresaliente
Lo malo
  • Clases poco atractivas
  • Falta más variedad de enemigos
  • Le hace falta un balanceo de sus mecánicas
Autor

Damian Carmona "JUSTER"

Disfruto de los videojuegos desde tiempos inmemoriales, lo considero un arte y una gran pasión. Doy mi punto de vista todo lo objetivamente posible. Me encanta la ciencia ficción, los RPG, los mundos abiertos y las narrativas potentes y profundas.