Análisis de Chivalry 2 – Mucho gore, mucha diversión

1

Unos inicios humildes

Cuando apareció, allá por el 2007, el mod de Half-Life 2 Age of Chivalry, pocos hubieran pensado que acabaría finalmente convirtiéndose en una exitosa saga comercial.

Chivalry: Medieval Warfare, que apareció en 2012 también de mano de Torn Banner Studios, ya apuntaba maneras. Era un divertido juego de escaramuzas medievales, con una buena factura técnica y grandes dosis de diversión online. Ahora, más de ocho años después, su secuela Chivalry 2 continúa el camino marcado mejorando en prácticamente todo a su antecesor.

Como ya se pudo ver tras la beta abierta del mes pasado, el título promete combates multitudinarios, en grandes mapas y con hasta 64 jugadores en una misma partida.

Argumento breve, pero efectivo

En este aspecto Chivalry 2 es muy continuista, presentándonos el conflicto entre las dos facciones ficticias caballeros de Agatha y la orden de los Masones. Las distintas batallas se ambientan en localizaciones inspiradas en la época medieval, en la que trascurre el juego.

Tras una breve cinemática al inicio, no habrá mucho más. Al tratarse de un juego totalmente enfocado al modo multijugador, el argumento solo está ahí para ponernos en contexto y empezar rápidamente a repartir espadazos, hachazos, flechazos, etc. Así, encarnaremos a un noble (y anónimo) caballero con el objetivo de obtener la victoria para nuestra facción.

Sólo tres modos de juego

En Chivalry 2 las batallas se dividen en dos modos principales:  Objetivos por equipos y combate a muerte.

El primer modo (Objetivo por equipos) es claramente el principal reclamo del título. Situándonos en 5 escenarios distintos donde deberemos ir cumpliendo objetivos para avanzar en el caso de los atacantes, o defender las posiciones, en caso de los defensores; muy al estilo Battlefield. En resumidas cuentas, un modo muy variado en situaciones y muy divertido.

El segundo modo a su vez se divide en dos submodos: Combate a muerte por equipos y Combate a muerte todos contra todos. Estos discurren en los 3 mapas restantes del juego, por el momento sólo hay 8, donde el escenario es más pequeño y tiende a parecerse más a una arena que a una batalla. Personalmente, en este modo, el que más me ha llamado la atención es el del coliseo. En este mapa no solo corremos peligro por los ataques de nuestros rivales, también habrá que estar vigilante de las distintas trampas repartidas por la zona.

Además, en todos los modos encontraremos objetos y armas colocados por el escenario que podremos usar a nuestro favor para inclinar la balanza hacia el lado de nuestra facción. Siendo el numero total de modos sólo tres, se me antoja un poco escaso. Creo que sería beneficioso para el título disponer de algún modo más, los mapas y las mecánicas se lo merecen.

Antes de cada combate veremos una breve cinemática con el capitán de turno lanzando un discurso motivador. Una vez comienza la trifulca, todo se convierte en un grotesco (y épico) espectáculo de golpes, desmembramientos y aniquilaciones salvajes. En este aspecto, el juego se recrea bastante y nos ofrece un apartado artístico muy realista que hará las delicias de los amantes del gore.

Para los que sean más sensibles, o prefieran una experiencia más family-friendly, el nivel de violencia es configurable, pudiendo desactivar gradualmente estas opciones visuales. Aunque es importante remarcar que Chivalry 2 esta valorado como un título +18.

Aquí hemos venido a luchar

Respecto al combate, el núcleo jugable de Chivalry 2, disponemos de cuatro tipos de soldado básicos, cada uno con tres subclases. Todas tienen pequeñas alteraciones en las estadísticas base (salud, resistencia y velocidad de movimiento) con un estilo muy definido.

En el apartado de armas tendremos a nuestra disposición un gran abanico de ellas, desde espadas cortas, mandobles, hachas, mazos, arcos, ballestas, alabardas… en fin, una verdadera variedad de instrumentos para infligir el mayor daño posible a nuestro rival. Estas armas las iremos desbloqueando según vayamos subiendo nuestro rango de cada uno de los personajes seleccionables. De cada una de ellas se nos mostrarán sus estadísticas, algo importante de cara a adaptar nuestro estilo de juego.

Todas las armas disponen de distintas skins para personalizarlas a nuestro gusto. Éstas se adquieren con moneda del juego, que como he podido comprobar se obtiene jugando o también comprándola con dinero real.

También dispondremos de distintos tipos de golpes o ataques, desde el típico tajo horizontal en una u otra dirección a estocadas o golpes de arriba a abajo. Todos ellos tienen su versión poderosa y versiones alternativas para modificar la dirección del ataque y sorprender a nuestro oponente con la guardia incorrecta.

Además, tenemos ataques melee como puñetazos y patadas que, unidos a los anteriores ataques, nos permitirán hacer combinaciones para no dar ni un respiro al rival.

La primera vez que iniciemos el juego, se nos invitará a realizar el tutorial, cosa que recomendamos sobre todo si es tu primera incursión en la saga. En él nos enseñarán las distintas mecánicas que usaremos a lo largo de las distintas batallas.

Portento técnico pero pensando en todos

Como ya ocurriera en el pasado título de 2012, en el apartado visual se ha realizado un trabajo increíble. Chivalry 2 nos presenta un entorno muy bien diseñado con todo lujo de detalles. Los escenarios nos sumergen completamente en la Edad Media, con sus bosques, poblados y castillos, todos ellos recreados con gran esmero. La iluminación y el sombreado, como se puede apreciar en las capturas, ofrece unos resultados espectaculares. Las armas tienen modelados y animaciones muy trabajadas, que ofrecerán una grata experiencia cuando estemos inmersos en el brutal combate.

Asimismo, quiero destacar el apartado sonoro, ya sea por todos los diferentes sonidos ambientales, los choques de las armas contra armaduras de acero u otros objetos o los ya famosos gritos de guerra, con distintas frases y caracterizaciones según nuestro personaje. Estos últimos pueden llegar a ser muy hilarantes en algunos casos.

Respecto al rendimiento, el estudio ha trabajado mucho en ofrecer la experiencia más fluida posible, algo muy importante en un juego de este estilo. Por lo que nos encontramos ante un título muy bien optimizado, en mi caso el juego rinde a una alta tasa de fotogramas de manera constante, en la calidad más alta posible. Los tiempos de carga son también muy breves y, en el momento de escribir estas líneas, el juego no tarda prácticamente nada en encontrar partida.

Eso sí, en algunas partidas he de decir que me he encontrado con picos de lag por parte del servidor, o golpes que no llegan a impactar en el adversario debido al netcode.

Para este análisis el título se ha jugado en un i7 6700k con 32GB de RAM y una RTX3080, instalado en un SSD.

Conclusiones

En definitiva, Chivalry 2 nos propone una experiencia muy continuista, pero a su vez muy innovadora, superando en cada apartado a la entrega anterior, tanto a la hora de transmitir la grandeza de las batallas, como en el flow del combate, con un control más pulido y complejo. O lo bien ambientados que resultan ahora los escenarios con muchos más elementos interactivos. Si te gusta la ambientación medieval, la sangre y dar mamporros a diestro y siniestro dale una oportunidad, no te defraudará. A pesar de sus carencias en la variedad de modos y mapas, su orientación al multijugador hace que cada batalla sea única. El nivel de diversión que ofrece es increíble, diría que casi adictivo, con medallas y desbloqueos al mas puro estilo Call of Duty. El juego apareció el pasado 8 de junio para PC, PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One, Xbox Series.

9.0

Nota

Puntuación general

Diversión
10.0
Jugabilidad
8.0
Gráficos
9.0
Música / Sonido
9.0
Innovación
9.0
Lo bueno
  • Muy divertido y adictivo
  • Batallas multitudinarias de hasta 64 jugadores
  • Apartado visual y sonoro excelente
  • Bien optimizado
Lo malo
  • Pocos modos y mapas
  • Problemas de conexión en algunos servidores
  • Curva de aprendizaje algo dura para los nuevos
Autor

DooMknight87

Entusiasta de los videojuegos desde la primera vez que estuve en contacto con uno. Soy desarrollador de aplicaciones gracias a ellos. Actualmente mi plataforma principal de juego es el PC, aunque también me interesa cualquier hardware relacionado con este mundillo.