0

Astria Ascending – Un ascenso estelar por Orcanon

Astria Ascending puede venir un poco cargado de pretensiones y quizá tiene en alza las expectativas de muchos. Pese a tener detrás a los responsables de Final Fantasy, no hay que olvidar que el titulo no lleva detrás un gran presupuesto. Gracias a Tesura Games hemos podido comprobar de lo que está hecho este titulo y por eso los astros lo han analizado.

La 333ª generación de semidioses esta cerca de cumplir su tiempo de vida, tras una relativa y sosegada calma. Esos momentos intrascendentes entre semidioses acaba cuando la ciudad se ve invadida de Discordancias. Plagas de monstruos, que por lo general no suelen entrar en los lugares poblados.

Los semidioses no se quedaran impasibles e irán a investigar la causa de estos problemas, para intentar acabar con ellos de raíz.

Entramos casi súbitamente y de pleno a la historia, que lejos de profundizar queda muy en la superficie durante la partida. Habrá bastantes momentos, pero acaban siendo tan ínfimos y cortos que no conseguimos lograr empatizar con casi ningún personaje. Sumado a todo eso una falta de carisma a muchos niveles, mermando su encanto a lo básicamente artístico.

Casi todo el entramado va a girar frente al entorno de los semidioses y sus personas más allegadas. Conoceremos parte de sus familiares y profundizaremos levemente en cada uno de ellos.

Astria Ascending - Batalla

Astria Ascending – Batalla

Los turnos a la moda – Elementos y una Invocadora

Astria Ascending está sumamente bien constituido a nivel de batallas. La dificultad es bastante ajustada incluso en el modo normal y nos obliga a buscar los puntos débiles de la mayoría de enemigos. De hecho nos insta, para prepararnos a usar concienzudamente la “Concentración“, que puede multiplicar el daño causado por elementos vulnerables hasta el 200%.

Los elementos básicos cuentan también los golpes físicos como parte del mismo grupo, sin embargo no encontramos al “neutral“, que en teoría debería fijar un daño estándar sin vulnerabilidades. Pero si está en varios tipos de hechizo u habilidad.

La cantidad de encuentros por área pueden parecer pocos, pero tras un recorrido, no dejarás de ir bien provisto de Éteres y llevar objetos de restauración mágica a tutiplen. La vida por el contrario es más prescindible ya que al terminar cada combate la recuperamos en un corto lapso de tiempo sin enfrentamientos. Obviamente cada nuevo lugar nos lleva un “tiempo de adaptación” y en algunos nos serán imprescindibles más de unas cosas que de otras.

Astria Ascending - Invocación

Astria Ascending – Invocación

El mayor apoyo que vamos a encontrar frente a los elementos seguramente sea nuestra Invocadora Alassia, que ira consiguiendo más Astraes durante toda la aventura. Al invocarlos, nuestros personajes desaparecen temporalmente del primer plano, para dejar solo a la invocación. Muchas de ellas tienen inmunidad a ciertos estados y absorben algunos ataques elementales, facilitándonos las batallas más largas.

La “Ruptura Cósmica” es otro de esos ataques grupales que podrán salvarnos o nos ayudará a rematar a algún jefe. Es básicamente un rompe limites que puede usar cada uno de los personajes de nuestro grupo.

Astria Ascending - Personaje Arpajo

Astria Ascending – Personaje Arpajo

El Árbol de la Ascensión – Habilidades a mogollón

Por cada batalla ganada en Astria Ascending, obtendremos Puntos Estadísticos, que serán justamente para mejorar nuestros parámetros y también aprender habilidades para cada personaje.
Cada árbol nos puede parecer inmenso y antes de que llegues a pensar que “tampoco es para tanto“, vas a tener que sumarle los de las nuevas profesiones adquiridas. Y es que cada personaje podrá aprender una nueva profesión principal, otra secundaria y otra de apoyo. Lo que no nos deja lugar para aburrirnos.

Aun así, será fácil ganar Puntos Estadísticos, pero encontrar Orbes Estadísticos es otra historia… son bastante más escasos y nos van a obligar a aceptar misiones secundarias y cacerías para conseguir más.

Tendremos un buen número de habilidades para aprender, no solo de ataque, también pasivas y que debemos “equipar”, para hacer nuestras batallas más sencillas.

Astria Ascending - Árbol de la Ascensión

Astria Ascending – Árbol de la Ascensión

Mini juegos – Un breve descanso

J-Ster es uno de los más influenciados minijuegos que nos recuerda sin duda al de su origen. En el tenemos que conseguir levantar las fichas del rival y evitar que levanten las nuestras. El sistema está muy elaborado y puede ser un poco difícil al principio conocer su correcto funcionamiento. Una vez le pillas el tranquillo, si tienes buenas fichas y las usas bien te divertirás.
Para conseguir estas fichas o bien ganamos un indeterminado número de batallas con cada uno de los diferentes monstruos. O bien, usamos a Arpajo para convertir a nuestros enemigos en fichas.

Otras nos las darán con suma facilidad, casi siempre todas las que tengan que ver con enemigos fuertes y jefes.

Fedorah también protagoniza otro de los minijuegos. En el sobrevolamos el inmenso cielo mientras un aluvión de enemigos nos atacan. Un entretenido juego de disparos en desplazamiento horizontal de lo más arcade.

Interludio entre lo visual y lo musical

Muchos han querido comparar Astria Ascending con las inminentes joyas del estudio Vanillaware. Yo sin embargo no puedo decir lo mismo, porque la calidad influye en todos los factores de diseño del juego y desde mi perspectiva, no alcanza la del estudio ni de lejos.
Con esto no estoy diciendo que tenga un mal diseño, sino más bien que está poco perfeccionado y se nota.

Los diferentes escenarios por los que pasamos, tanto los de estancias y caminos, como los emplazamientos de batalla, tienen un buen trabajo. Sin embargo fallan en algunas cosas, la iluminación suele ser una de ellas. Los movimientos tan rutinarios y simples que intentan insuflar vida. Y algunos otros aspectos bastante cuestionables dejan en entre dicho toda esa comparativa.

Apartándonos de eso, si es verdad que quedan bien, pero en algunos momentos noto una falta de color e intensidad que le resta vistosidad –y no me refiero a los flashback de recuerdos–.

Los personajes es la otra parte que hacen que el juego sea vistoso al principio. Si, solo al principio, por que la verdad es que se me han quedado muy faltos de dinamismo. Tienen estupendos diseños alternativos de clase que no se disfrutan más allá de la batalla. Entre otras cosas…
Como punto fuerte, lo bueno es que tiene una más que suficiente variedad de NPCs y enemigos con bastantes diferencias entre si.

La diversidad de melodías si que las he disfrutado mucho y al ser tan cambiantes en cada tramo, consiguen no ser repetitivas. Aun así, siguen una tónica algo clásica, que si bien casa perfectamente con el juego, no habría estado mal incluir alguna más destacada.

Aprovechando el tiempo – Recorrido hasta el final

Sinceramente, la historia no tiene mucha profundidad y eso nos lleva a terminar el juego bastante pronto. Más si nos saltamos ciertas batallas que no tienen mucha relevancia o sorteamos los enemigos de cada emplazamiento.

Lo bueno es que podemos seguir disfrutando de él, aprovechándonos de los modos de dificultad, que le darán sin duda un nuevo giro a la nueva partida. O a la principal si empezaste jugando duro.

Y por otro lado, también puedes dedicarte a completar los árboles de cada personaje y sus diferentes profesiones, aunque no se les saca mucho partido en la dificultad normal o inferior.

7.2

Nota

Puntuación general

Historia
5.0
Jugabilidad
8.0
Gráficos
7.0
Música y Sonido
8.0
Diversión y duración
8.0
Lo bueno
  • Un profundo sistema de batalla.
  • Diseño vistoso y artístico.
  • Buena banda sonora.
Lo malo
  • Muy corto y algo anodino.
  • Falta de carisma y profundización.
  • Tiene varios aspectos a pulir.
Autor

Yclan

Iniciado en los videojuegos a los 4 años de edad con la recreativa de Ninja Gaiden y los pinballs, no tardó en convertirse en una de mis aficiones de más envergadura, con una ingente cantidad de títulos terminados a las espaldas, pase a ser coleccionista y empecé a escribir sobre ellos con la experiencia de no pasar por alto ningún género.