Icono del sitio Comuesp.com

When The Past Was Around Análisis

Aquella vez que recordé las memorias de mi pasado

El tiempo es algo por lo que siento mucha admiración. Dejando de un lado su relatividad, el tiempo es algo que podemos notar y nuestros recuerdos son parte de lo que podríamos considerar nuestro pasado. Experiencias que atesoramos en alguna parte de nuestro ser y nos hace ser quien somos, nuestra identidad reside allí, o eso me gustaría creer. When The Past Was Around toma esto como premisa y nos entrega una obra que juega con ello y lo usa para contarnos su historia.

Mojiken ha entregado lo que quizás es uno de los mejores juegos independientes de este año, más allá de su sencillez, es una obra hecha con mucho cariño y que tiene algo que decirnos.

Una historia de amor musical

When The Past Was Around es un point-and-click que nos pone al control de Eda, una joven en sus veintes que ama la música y que persigue a una misteriosa figura con rostro de búho. A lo largo del juego, exploraremos sus recuerdos con el objetivo de conocer más acerca de esta misteriosa figura y el porqué tiene cara de ave.

De hecho, el que este hombre misterioso sea una especie de búho, cobra bastante sentido cuando te das cuenta de qué va la cosa, pero considero que es mejor que cada quien lo experimente por sí mismo, con una simple búsqueda en internet puede quedar todo muy claro. When The Past Was Around es uno de esos juegos que entre menos sepas, más disfrutas.

Todo el juego tiene un ambiente muy onírico y no teme en cruzar esa pequeña línea que separa a los sueños de la realidad, después de todo, es una aventura introspectiva sobre los recuerdos de una joven enamorada.

El gameplay de When The Past Was Around consiste en resolver puzles para avanzar. Si bien la mayoría son fáciles de entender, hay otros ligeramente más complicados que te va a tomar tiempo resolver. A pesar de que hay un botón para pistas, este solo resalta las interacciones que podemos realizar, convirtiéndolo en algo un inútil y que tengamos que dar vueltas en el escenario hasta encontrar ese pequeño detalle que pasamos por alto.

Sentimientos encontrados

El point-and-click y los puzles quizás pueden ser algo de lo que no disfrute mucha gente, pero el potencial de When The Past Was Around no reside en su jugabilidad sino en su capacidad para generar sentimientos y conectar con el jugador. Todos hemos tenido momentos oscuros, perdidos en nuestra propia cabeza sin tener la capacidad de abrir esas puertas que nos llevarán adelante. Son esos momentos los que experimentaremos junto a Eda en sus recuerdos, y nada refuerza más lo que está sintiendo que el apartado artístico.

El apartado artístico de When The Past Was Around es precioso por donde lo mires. Sus gráficos no son más que dibujos, pero son dibujos muy bien hechos y muy bonitos. La banda sonora es algo espectacular, minimalista pero cargada de sentimiento, cada una de las melodías te sumerge en la historia, te genera algo por dentro, pocas veces encontrarás este balance ideal entre lo que ves y lo que escuchas. Si bien ambos apartados se valen por sí solos, cuando los juntas, el resultado es maravilloso.

Creo que ha quedado más que claro que recomiendo When The Past Was Around, una aventura corta, pero cuya experiencia vale cada minuto. Un juego con sentimientos muy fuertes y que definitivamente no me hizo llorar… Sumérgete en las memorias de Eda, ayúdala a enfrentar sus miedos, aceptar su pasado y a descubrir quién es realmente. Deja que sea el corazón quien hable y dale una probada a este maravilloso título.

9.4

Nota

Puntuación general

Historia
10.0
Gráficos
10.0
Jugabilidad
8.0
Música / Sonido
10.0
Diversión
9.0
Lo bueno
  • Apartado artístico perfecto.
  • Una historia fenomenal.
  • Cargado de sentimiento.
  • Hecho con mucho amor.
Lo malo
  • Corta duración.
  • Algunos puzles pueden resultar complicados de resolver.

Deberías pasarte por el análisis de Welcome To Elk, un bonito juego que usa su narrativa de una manera igual de peculiar.

Salir de la versión móvil