Thymesia: Una lucha contra la enfermedad – Análisis

0

Thymesia es un RPG de acción tipo Souls sobre un reino que ha sido devastado por un enfermedad mortal, para poder crear una cura un doctor de la plaga debe restaurar sus recuerdos y así poder salvar lo poco que queda de su reino.

El desarrollador Indie OverBorder Games junto a la conocida editora Team17 nos traen el primer videojuego de este estudio: Un interesante título ARPG tipo Souls sobre un doctor de la peste, Thymesia. Una jugabilidad que puede llegar a ser adictiva de lo satisfactoria que es, una historia interesante con bastantes finales y por supuesto como en la gran parte de los videojuegos tipo Souls, una banda sonora intensa y emocionante acorde a los combates. Dicho esto demos comienzo al análisis:

La máscara que puede salvar al reino.

Thymesia: La decadencia de un reino

Todo comienza en los restos de un reino que fue desolado por una enfermedad muy mortal, ni siquiera los mejores alquimistas del reino pudieron desarrollar una cura. Aquí es donde nuestro protagonista, Corvus camina por las infestas calles llenas de cadáveres y personas enloquecidas mientras intenta recordar porqué está en ese lugar.

Corvus continua avanzando hasta llegar al coliseo del reino donde se encuentra a dos personajes importantes, aunque el que importa por el momento es al que nos enfrentaremos: El caballero Varg. Todo lo ocurrido junto al combate contra el jefe Varg es un tutorial para mostrarnos los controles de Thymesia, no importa si ganamos o perdemos el combate ya que el juego comienza tras esos acontecimientos.

Después de la pelea Corvus despertará en la Colina del Filósofo, el escenario principal de nuestra aventura. En ella habita Aisemy, una chica muy importante que nos ayudará en toda la trama, ella será la pieza clave que nos permitirá entrar en nuestros recuerdos perdidos y así recuperarlos. Los recuerdos se separan en zonas y en misiones: una principal en la que recuperamos los núcleos y las misiones secundarias que son para conseguir objetos variados, subir niveles y también los imprescindibles núcleos.

La infección afecta a todos

La mecánica principal de Thymesia es su sistema de combate, aunque es parecido al sistema de combate de Dark Souls tiene bastantes diferencias. Las barras de salud de los enemigos y los jefes se recuperan si no usamos los originales sistemas de garra e infección. La manera de quitarle los puntos de salud de manera permanente es infectando a los enemigos, para ello usaremos los ataques de garras que infectan a nuestros rivales.

Además del sistema de garra también tenemos el de infección. Este interesante sistema nos permite usar las armas de nuestros enemigos, como en The Surge 1 & 2. Para usarlos podemos robárselos mediante un ataque cargado de garra o desbloqueándolo con las gemas de las armas infectas que soltarán los enemigos tras matarlos. También cabe recalcar que si robamos las armas infectas de nuestros enemigos solo podremos usarlas una vez, en cambio si las desbloqueamos las podremos usar de manera infinita, con el detalle de que se tienen que recargar para volver a usarlas y a la vez consumen energía.

El sable y la daga

Hemos nombrado los sistemas de combate pero no hemos hablado del principal: El sable y la daga. Estas dos armas son primordiales para quitarle vida a nuestros enemigos y luego rematar con la garra. Con el sable atacamos al enemigo y si este trata de atacarnos mediante la daga podremos desviar y hacer un contraataque. De esta manera evitaremos ser heridos y a la vez quitarle un buen cacho de vida, además el desvío te puede salvar la vida si un enemigo ha empezado su combo y no puedes esquivarlo.

Aunque no podemos desviar todos los ataques, cuando un enemigo se ilumine con una luz verde antes de hacer un ataque significa que hará un ataque crítico. Estos se detienen con las plumas de Corvus si se la lanzas justo antes de que te golpee el enemigo y también le quitarás puntos de salud. También es cierto que los podemos desviar pero hacerlo nos aturdirá y nos dejará vulnerables.

Además no solo están los ataques críticos, los únicos ataques que no podemos desviar si o si son los ataques definitivos. Estos ataques solo los pueden hacer los jefes, cuando se iluminen con una luz roja antes de atacar debemos huir lo más lejos que podamos de su ataque, si no lo más probable es que nos mate de un solo golpe si no tenemos la vitalidad al máximo.

Ha llegado tu hora

Además de todo lo anterior nombrado también tenemos ejecuciones, un talento que una vez desbloqueado nos será muy útil para la aventura. Cuando la barra de salud de un enemigo esté vacía este se quedará vulnerable a cualquier golpe, podemos aprovechar para usar el ataque cargado de la garra o rematarlo con la ejecución, si la subimos de nivel cada enemigo ejecutado nos restaurará parte de la salud y a la vez nos recargará también parte de la energía.

Este es uno de los elementos más vistosos y originales de Thymesia, cada enemigo o jefe tiene una ejecución distinta que nos va a satisfacer tras un duro combate, además las animaciones están bien cuidadas y detalladas. Junto al desafiante y adictivo sistema de combate crean una exquisita combinación cargada de acción e intensidad.

Para veteranos de la saga Souls y jugadores nuevos, Thymesia puede ser desafiante y parecer injusto al principio pero en cuanto lleves unas pocas horas y empieces a dominar los desvíos con la daga y las esquivas vas a disfrutar de cada combate contra cualquier enemigo. Los combates contra los jefes son aún más intensos, las ejecuciones de estos no se repiten entre sí y tienen diseños únicos y originales. Algunos de ellos incluso tienen dos fases, como con los jefes finales de Dark Souls.

Cada día se aprende algo nuevo

Thymesia cuenta con un completo y detallado sistema de talentos, en este mejoramos y desbloqueamos nuevos movimientos que nos ayudarán en los combates. Para adquirirlos necesitaremos puntos de talentos, estos se obtienen al subir de nivel a Corvus, ya sea su vitalidad, fuerza o infección. Este mismo sistema cuenta con vídeo-tutoriales integrados donde nos mostrarán como y con que tecla o botón podemos ejecutar el movimiento. Gracias a este sistema nuestros combates se harán más amenos, fáciles y por supuesto divertidos. Se divide en seis secciones y cada una con ramas diferentes : Estrategias, garraelusión, desvió, sable y plumas. No podremos elegir todas las ramas, si elegimos una se bloqueará la otra. No te preocupes si has elegido una por error, podemos resetear el árbol de talentos y elegir el talento o rama que queríamos.

También podremos conseguir distintas pociones y mejorarlas, bien la cantidad de pociones, la salud que recupera o los ingredientes que puedan llevar. En total pueden llevar tres ingredientes y estos añaden más recuperación de salud, recarga de energía o aumento de daño por un tiempo, entre otros. Hay tres tipos de pociones: las generales que te permiten recuperar la salud y energía en un 100%. La duradera que recupera un 150% de salud y energía pero tardando un corto período de tiempo. Y por último las rápidas, están recuperan instantánea un 50% de salud y energía pero con un mayor número de pociones respecto a la general.

El oscuro lugar

Thymesia se divide en tres zonas principales y una zona final donde está el último jefe. Aunque son zonas grandes hay escasez de estás, todas son distintas unas de otras pero el título no es de mundo abierto. Thymesia es un juego lineal, te incita un poco a explorar para encontrar notas secretas u objetos útiles pero principalmente nos indica que nuestro objetivo es solo cumplir la misión, bien sea derrotar un rival o adquirir un objeto. Las misiones secundarias también se hacen en estas zonas, cambiando desde donde aparecemos, desbloqueando partes que estaban bloqueadas o bien bloqueando el acceso a partes que cuando hicimos la misión principal se podían acceder. Además la distribuciones de las zonas puede hacer que a veces te pierdas, tal vez por lo caóticas que son algunas. Además, es difícil guiarse sin llegar a perderte por los caminos que puedes llegar a tomar.

Como un juego tipo Souls, Thymesia usa un elemento para guardar el progreso y a la vez hacer que reaparezcan los enemigos derrotados, en este mismo se usan faroles para ello. Os hemos dicho que Aisemy es importante y es debido a que aparte de poder hacer que indaguemos en nuestros recuerdos ella es la que nos sube el nivel, mejora las pociones, desbloquea armas infectas y desbloquea talentos. Todo esto al descansar en el farol donde ella está de manera etérea. Una cosa que también que queríamos nombrar es el hecho de que los enemigos se repiten. Es cierto que en apariencia cambian, vas a poder observar 3 variaciones distintas de un enemigo pero todos tienen el mismo set de movimientos y animaciones, así que prácticamente es como si fueran el mismo.

Los recuerdos perdidos

La trama de Thymesia es sobre los recuerdos perdidos de Corvus. Como se ha nombrado anteriormente gracias a Aisemy podemos acceder a sus recuerdos y tratar de descubrir como formuló la cura contra la mortal enfermedad. Si hemos hecho solo las tres misiones principales obtendremos tres núcleos, como se nombró al principio este objeto es súper importante, el motivo: después de derrotar al jefe final los jugadores deberemos de elegir que dos núcleos se usaron para la cura.

Mediante está toma de decisión el jugador tendrá que decidir que dos núcleos pueden crear la destrucción definitiva del reino o la paz de este, aunque como está pasando en la vida real no es una paz eterna. Si hemos terminado solo las tres misiones principales tendremos acceso a tres finales distintos, pero hay entran las misiones secundarias. Gracias a ellas conseguiremos otros tres núcleos más y así más combinaciones de núcleos y por ende un mayor número de finales. Tú mismo puedes decidir si esa es la verdad de la cura o no.

No todo es desgracia y muerte

Thymesia cuenta con un aspecto gráfico muy bonito, es cierto que la mayoría de zonas están llenas de muertos u objetos prácticamente podridos pero esa es la esencia del videojuego. Cada simple detalle como una horca, las pilas de cadáveres o el óxido de las ventanas nos demuestran la oscura época por la que pasa el reino y le da sentido a que todo sea tan oscuro y tétrico. No vas a ver nada colorido o purpurina pero si pequeños detalles que le dan vida como la luz pasando por la ventana de la cúpula de una catedral, plumas de cuervo cayendo de Corvus o el reflejo de una derruida torre en el agua.

El apartado musical y sonoro, sobre todo el musical es delicia para los oídos. Sin quitarle importancia al gusto que da escuchar el arma de nuestro enemigo chocar con la daga y así desviando su ataque claro. Si estamos atentos podremos escuchar los llantos y lamentos de lo que alguna vez fueron aldeanos. La banda sonora que escuchamos durante Thymesia es melancólica y oscura, exceptuando la de las batallas contra jefes donde no falta emoción y tensión.

Conclusiones

Thymesia ha sido toda una aventura gratificante. Si bien al principio nos ha hecho sufrir, en cuanto hemos empezado a dominar la mecánica y los talentos ha sido una desafiante pero divertida experiencia. La historia es interesante y cuenta con una variedad de finales, diseños detallados, gráficos pulidos, banda sonora conforme con la temática y controles precisos. Aquí en Comuesp recomendamos completamente este ARPG tipo Souls con un cuervo como protagonista.

8.2

Nota

Puntuación general

Jugabilidad
9.0
Banda sonora
8.0
Gráficos
8.0
Historia
7.0
Lo bueno
  • -La jugabilidad es intensa y desafiante.
  • -Una banda sonora acorde a los combates y zonas.
  • -Una selección de colores junto a unos modelos 3D de alta calidad.
  • -Animaciones de ejecución a enemigos o jefes detalladas y dinámicas.
  • -Extenso sistema de talentos.
  • -Original sistema de infección.
  • -Variedad de finales.
Lo malo
  • -Escasez de zonas.
  • -Repetición de enemigos en las zonas.
  • -Distribuciones caóticas de algunas zonas, no sabes por donde ir.
Autor

Alexandru Constantin aka "ElRumano"

Entusiasta de las pesas y el montaje de ordenadores, redactor y analista de videojuegos en mi tiempo libre. Los videojuegos son mi pasión y por eso compro tantos(Algún día los jugaré todos).