The Dragoness: Command of the Flame – Análisis

0

The Dragoness: Command of the Flame es un juego de estrategia por turnos similar a HOMM, con aspectos de roguelite y traducido al español. Tomaremos el control de una comandante elfa en su misión de ayudar a la reina de los dragones a retomar su capital a lo largo de 16 niveles diferentes.

En The Dragoness: Command of the Flame nos encontramos ante una carta de amor dirigida hacia la saga Heroes of Might and Magic (HOMM para abreviar), escrita por la desarrolladora Crazy Goat Games, y distribuida por PQube. En este análisis nos centraremos en averiguar si esta carta de amor transmite bien sus sentimientos, o por el contrario se encuentra vacía en contenido. Comenzamos.

A las armas, en nombre de la Dragona

El juego comienza dándonos un poco de contexto mediante unos paneles muy bonitos completamente traducidos al español. Principalmente nos hablan del conflicto entre los nobles Regals y los corruptos Shai-va, dos casas de dragones enfrentadas. Los Shai-va han logrado dejar en ruinas la ciudad de Voven-sal y han hecho avances militares contra los Regals y su líder, la Dragona. Ésta, en un momento de necesidad, pide ayuda a sus aliados los elfos, que le mandan a la comandante que controlaremos.

Ese contexto da paso a un pequeño tutorial que nos explica las bases del juego. El movimiento es similar a HOMM, donde tendremos una serie de pasos que nuestra comandante podrá dar en un mapa. El combate también es similar, donde tendremos enfrentamientos por turnos con unidades llamadas bestias en una cuadrícula. Gran parte de las mecánicas del juego son similares a HOMM de una forma o de otra.

the dragoness

¡Explora mapas aislados llenos de elementos con los que interactuar!

Durante el tutorial, conoceremos a quien será nuestro acompañante a lo largo de toda la aventura: Natiq, el “pangolín de batalla”. Además, nuestro personaje será maldito y perderá su cuerpo, pero la Dragona lo restaurará temporalmente en la ciudad de Niwenborh. Esto permitirá al jugador seleccionar un cuerpo con distintas habilidades y estadísticas antes de cada misión

No debemos olvidar que Niwenborh sirve también como un cuartel general al que volver tras cada nivel, donde podremos construir varios edificios que nos otorgarán mejoras o por ejemplo, nos permitirán reclutar nuevos tipos de bestias.

Una campaña militar, en cuerpo y alma

La campaña del juego es interesante cuanto menos. Representa correctamente lo que podría ser un avance militar; la Dragona nos envía a asegurar primero las distintas zonas del continente para ir tomando terreno poco a poco. También tendremos que ir ayudando a otros reinos, antaño aliados de la Dragona.

the dragoness

¡Encuentra poderosos dragones y bestias que reclutar o enfrentar!

Además, la historia también se centra en encontrar una forma de romper la maldición que azota a nuestro personaje y que lo convierte en esencia en un alma que vaga por el mundo. Todo esto, añadido a varios giros interesantes, hacen de la historia una experiencia entretenida. 

Sin embargo, también es cierto que en algunos momentos, la historia puede parecer algo genérica o algo más acelerada. Aún así, es disfrutable y llega a enganchar sin mucha dificultad.

Buena variedad de escenarios

Como ya hemos explicado anteriormente, parte de la jugabilidad es similar a Heroes of Might and Magic. Esto no es necesariamente algo malo, de hecho en este caso crea un juego divertido que puede dar bastantes horas de diversión. 

Dicho esto, el juego es relativamente largo (unas 20 horas). Todo se desarrollará en las cuatro regiones de Drairthir, el continente que debemos reconquistar. En términos de jugabilidad, esto se traduce en cuatro biomas distintos, cada uno con sus propias bestias. 

Asimismo, cada región está dividida en niveles no aleatorios. La mayoría de ellos tiene algún tipo de mecánica que los hace diferentes, como el hecho de tener que defender un fuerte de oleadas, o poder usar balistas para derrotar grupos de enemigos muy grandes o poderosos. Los niveles también tienen desafíos secundarios que otorgarán a la comandante jugosas recompensas y aportarán a la narrativa.

the dragoness

¡Explora hasta cuatro biomas en los distintos mapas de la campaña!

A su vez, es importante hablar del movimiento en cada uno de los mapas de campaña. Dispondremos de una serie de pasos por cada turno o “día”, objetos interactuables y bonificaciones de final de turno. Esto significa que podremos finalizar turno con varios botones distintos, y cada uno nos otorgará una bonificación distinta según el cuerpo que hayamos elegido en la ciudad.

Combate divertido y estratégico

Posiblemente el punto más fuerte del juego sea el combate. Lucharemos en cuadrículas de 12×12, con nuestras bestias contra las del enemigo. Cada bestia dispone de barra de salud y escudo, el cual debe removerse antes de llegar a reducir la salud. El escudo se restaurará siempre al principio del combate, mientras que la salud se recuperará poco a poco a lo largo de los turnos. Las batallas son muy divertidas, siendo simples de aprender pero difíciles de dominar, sobre todo en las últimas zonas.

Cada bestia tiene unas estadísticas y un tamaño diferentes, dándole a cada una su propio estilo de juego. También es posible combinar bestias iguales para crear versiones mejoradas. Y por si fuera poco, la mayoría tienen hechizos que pueden curar o aumentar las estadísticas de las demás bestias. La comandante también dispone de los mismos hechizos, que va desbloqueando según sube de nivel. 

the dragoness

¡Lucha con todo tipo de bestias y crea tus propias estrategias!

Un toque clásico

The Dragoness: Command of the Flame tiene un apartado gráfico visualmente bonito, con una dirección artística inspirada en HOMM. Los escenarios tienen colores muy diferenciados según el tipo de bioma, con muchos elementos decorativos que dan vida a los niveles. La historia está explicada en paneles muy estéticos, y la ciudad es espectacular.

Los distintos mapas están bien diseñados, aunque no existe una diferencia notable entre algunos elementos interactivos y los decorativos, lo cual puede llevar a confusión. Además, tampoco existe esa distinción entre un mismo tipo de bestias en combate, cosa que obliga al jugador a pensarse dos veces qué tipo de tropa va a atacar a continuación, o de cuál es el turno actual.

the dragoness

¡Reconstruye Niwenborh y consigue bonificaciones especiales!

En cuanto al apartado sonoro, la música es magnífica y está bien escogida. Genera una buena atmósfera que motiva a continuar luchando, o seguir hasta completar la misión. Tiene un estilo medieval de fantasía muy agradable y que no acaba cansando.

Asimismo, el juego está completamente doblado en inglés con cierta calidad, lo cual hace muy agradable sumergirse en la historia. Es una lástima que no hayan tenido en cuenta un doblaje al español, algo que haría que subiese su nota final.

Divertido, con puntos a mejorar

Si bien es cierto que el juego ha sido una grata sorpresa, no podemos decir que es perfecto. Ya hemos mencionado varias cosas, como la falta de diferenciación entre tropas iguales, o entre algunos elementos interactivos y los decorativos. Además, hemos encontrado algún bug o crash puntual (aunque el sistema de autoguardado del juego te ayuda a no perder o perder poco progreso en estos casos), así como pequeños glitches visuales. La traducción al español también tiene algún fallo puntual, aunque en general está bien escrita.

the dragoness

En los distintos niveles, algunas batallas son demasiado complicadas y están pensadas para completarlas con balistas que cuestan recursos, lo cual quita cierta libertad al jugador. Además, hay objetivos secundarios que requieren que hayas hecho algo a lo largo del mapa que tal vez no hayas podido, lo cual te obliga a rejugar la misión si quieres cumplirlo. Y lo peor ha sido la comida, un recurso que baja cada vez que terminas tu turno. En ciertos casos la cantidad de comida era demasiado escasa, y te obligaba a ir directo al objetivo sin permitirte explorar mucho.

Conclusión

Tras todo esto, consideramos que The Dragoness: Command of the Flame es una carta de amor bien escrita. Es cierto que tiene sus puntos débiles, pero los amantes de un buen juego de estrategia o de HOMM lo van a disfrutar; es un juego muy divertido que obliga al jugador a pensar tanto para vencer en las batallas, como para navegar por los mapas. Además, permite usar una buena variedad de estrategias, ya que hay un gran número de bestias diferentes, y los mapas están diseñados para enfrentarlos de distintas formas. Desde Comuesp, recomendamos The Dragoness: Command of the Flame.

8.0

Nota

Puntuación general

Jugabilidad
8.0
Gráficos/Diseño artístico
7.0
Banda sonora/sonidos y efectos
9.0
Duración
8.0
Historia
8.0
Lo bueno
  • Jugabilidad divertida y desafiante a la larga
  • Una campaña relativamente larga, con una historia creíble
  • Un apartado gráfico bonito
  • Buena variedad de tropas y mapas
  • Buen juego para los fans de HOMM
Lo malo
  • Al principio del juego los combates son muy fáciles, y al final algunos llegan a ser injustos
  • Algunas mecánicas como la comida no están del todo equilibradas
  • La historia es algo genérica en ciertos puntos

Si te gusta nuestro contenido, revisa la sección de noticias

Autor

Umbra

Amante de libros y videojuegos por igual. Siempre con ganas de sumergirme en un nuevo mundo de fantasía. Jugador de RPGs, Metroidvanias y Roguelites, pero con ganas de todo.