0

Teenage Mutant Ninja Turtles: The Cowabunga Collection
Ración de pizza para todos los gustos

Volvemos a las épocas doradas de la Nintendo Entertainment System (NES), Super NES, GameBoy, Sega MegaDrive y maquinas Arcade con Teenage Mutant Ninja Turtles: The Cowabunga Collection. A pesar de todo, el tiempo no ha perdonado a estos clásicos, que con sus más y sus menos, han envejecido realmente mal en muchos aspectos, más allá de los gráficos. Konami parece querer recuperar un puesto en el mercado, lanzando sus viejas glorias como si todo tuviese cabida a día de hoy y casi al mínimo esfuerzo.

La lista de títulos no es despreciable ni mucho menos, y se han recuperado prácticamente todos los títulos entre las series de 8 y 16bits, con pequeños añadidos que pese a todo siguen sin justificar el elevado precio de la compilación.

Viaje al pasado de las Tortugas en NES

Empezando este viaje con Teenage Mutant Ninja Turtles: The Cowabunga Collection por la recopilación con los títulos para NES, nos introducimos de lleno con los primeros. Se han mejorado cosas como la ausencia de esa ralentización que aquejaba el propio sistema dada su capacidad en algunos de estos títulos, especialmente en Teenage Mutant Ninja Turtles II The Arcade Game. Además de la ausencia de píxeles cuando se alinean varios enemigos en pantalla o durante el ataque.

Este tipo de correcciones se pueden activar y desactivar para aquellos que quieran la experiencia de nostalgia completa. Sin embargo sigue afectado por la «transparencia» inusual de píxeles cuando hay varios enemigos en pantalla cercanos al personaje a controlar. Por lo que no está completamente suplida esta deficiencia delimitada por el hardware de la época.

Teenage Mutant Ninja Turtles - NES

Teenage Mutant Ninja Turtles – NES

Tortugas de bolsillo – Paseo portátil

Ser imaginativo implica trabajar mucho y Teenage Mutant Ninja Turtles: The Cowabunga Collection tiene varios ejemplos de ello, con los juegos de GameBoy en este pack indivisible. Lo cierto es que no fueron especialmente llamativos y alguno horriblemente divertido de ver, que no de jugar. Pero por ejemplo TMNT III Radical Rescue es la «mejor» recreación de cómo las cosas se hacían bien en un sistema tan limitado como GameBoy.

A nivel jugable no es que fuese una genialidad, ya que en contrapartida había unos «anfibios verdes» que supieron ganarse al público con una calidad inusual para semejante limitación técnica. Pero podía pasar por aceptable al ser entretenido y tener un buen nivel de dificultad.

Radical Rescue

Radical Rescue

Recreativas y 16bits – Competencia por dominar

Dejando el plato fuerte en Teenage Mutant Ninja Turtles: The Cowabunga Collection para las versiones de recreativa arcade, Super NES y Sega MegaDrive, encontramos una división por géneros. Los juegos de lucha y el clásico beat’em up (yo contra el barrio), versiones repetidas para sistemas diferentes, que muchos recordarán mejor en alguno particular entre esos tres.

Probablemente la mayoría jugase en sus versiones de máquina recreativa, que los de videoconsola, y lo cierto es que las diferencias se hacían palpables a nivel jugable. Siempre las mejores versiones han sido las lanzadas en los arcades por un control más preciso, más velocidad de reacción y fluidez. Sin embargo, en esta recopilación las diferencias pasan a ser algo menores, reduciéndose al factor «pixel» y su calidad visual.

Ya sea una u otra versión, lo cierto es que los juegos son muy entretenidos y que cuentan con factor de juego en línea. No todos obviamente, ya que solo cuatro de ellos vienen específicamente preparados para poder disfrutarse en multijugador. En este punto, no ha habido problemas especialmente con la conexión y ha ido fluido, pero esto va a depender de la velocidad de línea de cada uno.

Haciendo un poco de hincapié en los juegos de lucha basados en las Tortugas Ninja, pueden ser algo complicados de digerir. Su control es, dependiendo de la versión que juegues, más tosco, lento o en general difícil de jugar. Puedes tardar una buena tanda de partidas en acostumbrarte a controlar cualquier de sus personajes disponibles.

Mejoras adicionales y opciones de juego

Como ya había hecho mención antes Teenage Mutant Ninja Turtles: The Cowabunga Collection, no tiene mejoras sustanciales respecto a los títulos originales, a parte de una buena estabilidad. Sin embargo se han añadido los ya tan comunes filtros de efecto «retro», que como pasa en cualquier recopilatorio de este tipo, quedan bastante forzados y nada originales.
Así pues, tenemos el escaneo de líneas (CRT), modo monitor (lo mismo pero con líneas verticales) y pantalla LCD que va más orientada a los títulos de GameBoy. Aparte de esto podremos estrechar la resolución a pantalla completa o usar diferentes modos con zoom y decorados en los laterales.

En cuanto a opciones, en algunos no hay gran gran variedad, pero al menos suelen estar los importantes para terminar los juegos sin sudar. Con el modo «Dios» activado no te va a toser ni él mismo o vidas infinitas, también podremos seleccionar a partir de qué fase comenzar, eliminar cierto tipo de penalizaciones o jugar en modo «Pesadilla» para incrementar la dificultad más si cabe. Ya en el juego podremos usar también la opción de retroceder nuestro avance, para evitar golpes o causas similares.
También nos dejará escoger la versión de cada juego entre la Norteamericana y la Japonesa, aunque las diferencias son nimias más allá del idioma.

Haciendo un poco de comparación con otros recopilatorios del estilo, las opciones son escasas en algunos títulos y quizá suficientes para la mayoría. Igualmente ninguna de las mejoras u opciones son especialmente destacables.

Guarida del ocio, un regreso al pasado

No podía faltar una galería de contenido ilustrativo y sonoro en Teenage Mutant Ninja Turtles: The Cowabunga Collection, para deleitarnos un poco con varios elementos. Tenemos entre esa selección, anuncios publicitarios de prensa, portadas de cómics, escenas de las diferentes series animadas, cajas y manuales de los juegos, guías de estrategia y una variada selección de pistas de cada juego, entre otras cosas.

Aun así nos han faltado otro tipo de contenido audiovisual, que tampoco habría estado mal introducir, como los anuncios para televisión de la época y ese tipo de cosas. En contraste, también tenemos en cuenta que se incluyen bastantes bocetos de diseño originales y gran contenido de artwork de todo tipo, desde los personajes, a fondos de escenario y muchos más.

Diversión al gusto del jugador

Poder distribuir un poco de tu tiempo entre partidas en Teenage Mutant Ninja Turtles: The Cowabunga Collection es lo que quizá te convenza a hacerte con la recopilación, dado que puedes seleccionar varias opciones. Ya sea para darte un paseo en cada uno de los juegos o dedicar incansables horas en su dificultad habitual, o encontrar un reto particular con el modo Pesadilla, te dejará dedicarle el tiempo que puedas en ese momento. Esto es porque también podemos «Guardar partida» en cualquier lugar y seguir cuando queramos.

Todo dependerá un poco de, sí todas las opciones que te ofrecen serán suficientes o no. Puesto que los filtros para hacer la experiencia más retro son pobres y la experiencia original está «dilatada» a la mitad, por mejoras venidas a menos y que no son para «activar o desactivar» al gusto, como sí sucede con el resto de opciones.

6.7

Nota

Puntuación general

Jugabilidad
6.0
Gráficos
6.0
Música y Sonido
8.0
Diversión y duración
7.0
Lo bueno
  • Mucho contenido visual y musical en la galería o ``Guarida``.
  • Diversión garantizada con la mayoría de títulos.
  • Poder jugar en linea en los juegos más destacados.
Lo malo
  • Filtros de visualización retro pobres.
  • Opciones de progreso justas y algo limitadas.
  • El factor nostalgia no suma puntos en esta ocasión, el mínimo esfuerzo es palpable.
Autor

Yclan

Iniciado en los videojuegos a los 4 años de edad con la recreativa de Ninja Gaiden y los pinballs, no tardó en convertirse en una de mis aficiones de más envergadura, con una ingente cantidad de títulos terminados a las espaldas, pase a ser coleccionista y empecé a escribir sobre ellos con la experiencia de no pasar por alto ningún género.