0

Star Ocean: The Divine Force – Aventura planetaria

Si esperas surcar el espacio en Star Ocean: The Divine Force es posible que tardes un poquito en llegar, pero no serán años luz. De la mano de Square-Enix y como siempre los encargados de desarrollar la serie Tri-Ace, vemos que se intenta recuperar un poquito el maravilloso universo que se espera de la serie tras el fracaso del quinto título.

Ficción superada por la fantasía

La nave de Raymond ha sido atacada y huye al planeta más cercano junto su compañera de abordo Chloe. Separados tras tomar distintas rutas de aterrizaje forzoso en sus capsulas, Raymond se encuentra con los habitantes locales de Aster IV, la princesa Laeticia y su inseparable caballero Albaird, los cuales le ayudan en un enfrentamiento con la fauna salvaje. Tras explicar brevemente su llegada, les pide ayuda para encontrar a su compañera, al mismo tiempo que la princesa solicita también el apoyo de él, para encontrar a cierta persona.

Visitamos así el fantástico planeta Aster IV de Star Ocean: The Divine Force, con cierta base por lo medieval y al mismo tiempo algo menos «rudimentario» en otros aspectos, no solo gracias a la tecnología que aporta el D.U.M.A. si no la que ya se investiga en ese mismo planeta. Sin duda, saltea muy bien los conceptos entre la fantasía y la ciencia ficción, aunque en este caso quizá la base de fantasía es mucho más destacable en el entorno general.

Por otro lado la trama se sostiene bastante bien, con algunos buenos momentos, pero nunca deja de ser bastante normal, sin grandes motivaciones, ni giros especialmente impactantes. Los personajes son también una parte de ese problema, ya que parece que se han centrado más en intentar aunar la diversidad «étnica» o «interracial» que relega a muchos de ellos a ser incluso peores que gran parte de los secundarios.

Los dos protagonistas principales que son los que llevan la trama hasta el final, son los que en parte sustentan el carisma de la mayoría que les acompañan en la aventura, gracias a las escenas o eventos privados que mantenemos con cada uno de ellos. Incluso con personajes secundarios que no siempre van a estar a nuestro lado, y que presentan mejores aptitudes y un mayor carisma que los que se mantendrán en el equipo.

Lucha de poder, habilidades desaprovechadas

Batallas activas y dinámicas se podrían dar en Star Ocean: The Divine Force, si no fuese por que gran parte de su sistema de habilidades no está especialmente bien aprovechado. Pasar a la acción directa y ganar cada combate será bastante fácil si no controlamos a personajes que usan habilidades mágicas, ya que su tiempo de concentración en los hechizos es demasiado alto, incluso con las mejoras de reducción de «casteo» al máximo. Pero ese no es su mayor problema, lo cierto es que tenemos un elenco de combinaciones de estas habilidades bastante practico, pero que en muchas ocasiones pocas veces se pueden disfrutar a pleno rendimiento en las batallas.

Quizá más pensando en jugadores que escogen dificultades más altas, es donde se pueden aprovechar mejor todas las habilidades, pero aun así siguen siendo muchas por personaje y salvo que le dediques varias partidas al juego, el jugador difícilmente las va a poder apreciar en todo su esplendor. Además cuanto mayor sea el nivel que alcanza el personaje y su equipamiento, combatir nos parecerá innecesario y aburrido porque el bestiario y sus capacidades quedan abrumadas por la fuerza de los personajes.

En general, nos parece que no han sabido demasiado bien compensar el sistema, convirtiéndolo en un factor muy secundario. Sin embargo la exploración si goza de mejores matices y es quizá bastante más entretenida que las batallas, ya que recorremos mapeados enormes y replegamos la búsqueda con el D.U.M.A. para encontrar los cofres de tesoro perdidos y los conejitos de colores.

También como nos dejan cierta libertad para recorrer los mapas, incluso dentro de las ciudades o pueblos, se disfruta bastante al buscar los mejores puntos con unas asombrosas e ilustrativas vistas de las que sacar captura.

Cartedrez – Es’owa

Uno de los mini juegos que encontramos por todo Star Ocean: The Divine Force, es una especie de ajedrez con reglas o fundamentos basados en los juegos de cartas. Estos tableros tendrán diferentes tamaños y pueden variar según el grado de nuestro rival. Además para aumentar nuestro grado deberemos empezar retando a los habitantes novatos y luego ir escalando grados de uno en uno.

Es también una buena escusa para mostrar a los protagonistas y personajes de entregas anteriores de la serie, que nos darán como recompensa por ganarles o que encontraremos en algunos cofres.

Para ganar en este juego, debemos usar bien a nuestras piezas y podemos construir nuestro «equipo». Cada pieza tiene un poder de ataque y también una profesión que determina sus efectos sobre el campo de batalla además del ataque. No será complicado ganar, y si conseguimos idear buenas estrategias, al rodear a uno o varios enemigos con nuestras piezas, los quitaremos de en medio y eso reducirá la fuerza de ataque del rival. Tiene varios elementos más a tener en cuenta y que deberéis descubrir.

Fantasía Anime con tintes de realidad

Siempre se ha caracterizado por tener este estilo la serie y Star Ocean: The Divine Force la mantiene, además de estar muy ligada a este tipo de diseño ya que existen varios Mangas basados en las primeras entregas y una serie de Animación para «The Second Story» llamada Star Ocean EX.
La mezcla resultante funciona muy bien a nivel visual, aunque esto siempre ha resultado bien, dado el cuidado con el que los escenarios y el estilo de los personajes mantenían esa cierta sintonía. Así llegamos a ciudades y pueblos muy diversos, algunos con un estilo muy medieval y otros más cercanos a la actualidad, pero todos con su bullicio habitual y con bastante detalle en el exterior.

Pese a todo el buen diseño, si que encontraremos algunos problemas en el terreno, debido al modelado, los salientes y algunos problemillas que pueden «retrasar» la movilidad del personaje. Por suerte no llegan a ser más de eso, incluso si acabamos un poco atascados entre resquicios, pudiendo escapar con facilidad tras un breve momento de «caída libre«.

Donde quizá vemos muchas distinciones es en los propios personajes, tanto principales como secundarios e incluso antagonistas, que no solo muestran un mejor concepto o diseño que otros, también en su participación en la trama algunos secundarios destacan más que otros principales y a los que controlamos. Esto nos indica que la dedicación para cada uno de ellos no ha sido la misma y se han quedado en algo meramente superficial, sin saber como abordarlos para dotarlos del carisma que necesitan.

Banda sonora por debajo de las expectativas

Finalmente Star Ocean: The Divine Force presenta una banda sonora genial, pero no al nivel que llegan a alcanzar otros juegos que llevan a Square-Enix detrás, que generalmente nos dejan con maravillosos álbumes sonoros dentro de un juego. Aquí nos han faltado temas más destacables y que hagan vibrar, incluso para focalizar algunos momentos de la trama, dando la impresión de que la compañía no ha dado lo mejor para el título.

Donde si vemos que se han esforzado hasta el mínimo detalle, es en los efectos de sonido, desde los gestos donde se oye la diversa indumentaria al movernos, como los ya comunes y conocidos sonidos al recorrer los menús principales.

Secretos hasta el final o finales secretos

Para llegar al final no bastará con terminar Star Ocean: The Divine Force ya que podemos seleccionar entre los dos protagonistas de esta historia, cada uno con su propia visión del viaje que emprendemos. Tampoco será suficiente con ver todos y cada uno de los eventos privados, así que hay que ir varios pasos más allá, parando en posadas y pidiendo los platos favoritos de cada uno o usando mejunjes milagrosos que aumentan la afinidad con cada uno de ellos.

Ahora bien, tras finalizar lo cierto es que los incentivos por completarlo son más bien escasos, como algunas mazmorras, y todo lo que queda es para aquellos que buscan tenerlo todo y explotar el juego al 100%. Sin duda muchas horas vacías por delante, que tampoco nos dejan recompensas, y que a lo sumo solo servirán para intentar disfrutar del sistema de batalla, al que durante la aventura seguramente no se le saca partido.

7.6

Nota

Puntuación general

Historia
7.0
Jugabilidad
7.0
Gráficos
9.0
Música y Sonido
8.0
Diversión y duración
7.0
Lo bueno
  • Los eventos privados con los personajes son geniales y sustentan la trama.
  • Personajes bastante llamativos, aunque los más carismáticos sean secundarios.
  • Un mundo semi-abierto entre lo clásico y lo actual para explorar.
Lo malo
  • Algunas connotaciones a una dedicación sesgada en los personajes y otros elementos.
  • Un sistema de batallas muy mal aprovechado y que se disfruta poco.
  • Que no se haya localizado al español y tenga un nivel de inglés más complicado de lo habitual.
Autor

Yclan

Iniciado en los videojuegos a los 4 años de edad con la recreativa de Ninja Gaiden y los pinballs, no tardó en convertirse en una de mis aficiones de más envergadura, con una ingente cantidad de títulos terminados a las espaldas, pase a ser coleccionista y empecé a escribir sobre ellos con la experiencia de no pasar por alto ningún género.