Shin chan: Mi verano con el Profesor – La semana infinita – Análisis

0

Shin chan: Mi verano con el Profesor – La semana infinita es un simulador de vida tipo aventura gráfica con elementos de novela visual donde encarnamos al extravagante Shinnosuke Nohara. Prepárate para una divertida e hilarante aventura llena de misterios por descubrir.

El desarrollador indie y a la vez editor japonés Neos Corporation trae a Europa Shin chan: Mi verano con el Profesor – La semana infinita, tras un año de salida en Asia. Este se podría definir como un simulador de vida tipo aventura gráfica con elementos de novelas visuales que nos puede de cierta manera recordar a Animal Crossing, aunque la idea pueda parecer la misma ambos son juegos completamente distintos. Dicho esto demos comienzo al análisis:

Shin Chan nunca cambia.

Shin chan: Mi verano con el Profesor – La semana infinita: El misterioso pueblo Asso

Todo comienza en la estación de tren de Kasukabe, donde nuestros protagonistas se preparan para irse de vacaciones al relajado Asso, un tranquilo pueblo lleno de campos verdes y hermosos ríos. Antes de llegar a este lugar un extraño profesor nos regala una increíble cámara que es capaz de generar fotos que parecen dibujos. Está cámara es el elemento más importante del juego ya que prácticamente la usaremos para tomar fotos de insectos, peces y recuerdos de todo tipo.

Una vez que Shin Chan y su familia lleguen a Asso esté se dará cuenta de que algo extraño ocurre en el pueblo. Niños del pueblo que son prácticamente idénticos a sus amigos de Kasukabe, dinosaurios que han sido traídos a través de viajes en el tiempo, mundos paralelos entre otras cosas. La trama del título es tan alocada como las películas de Shin Chan, por ejemplo «¡Los adultos contraatacan!» o la película que parodia a Indiana Jones. A partir de ahí nos daremos cuenta de la divertida y alocada trama que nos espera.

Pero todo el concepto de la historia gira en torno a volver a ser un niño, Shin Chan no tiene ninguna obligación más que pasarlo bien en sus vacaciones, de hecho si interactuamos con Misae o Hiroshi nos daremos cuenta de que ellos están trabajando en lugar de descansar. Por ello aunque a Shin Chan pueda parecer que le han encargado cosas importantes como ser reportero o encargado de un restaurante es más como un hobby o misión para que pueda divertirse. Ya que hemos acabado el juego con un total de seis mil yenes, eso no es más de cincuenta euros, dinero qué solo se usa para las meriendas de Shin Chan, elemento del que hablaremos más tarde.

Dame la merienda Misae

La jugabilidad de Shin chan: Mi verano con el Profesor – La semana infinita es una mezcla de géneros retro junto a géneros actuales. El tiempo avanza solo cuando Shin Chan cambia de lugar, aunque esté pescando o simplemente quieto observando el escenario, está mecánica se puede ver en juegos de aventura gráfica como Dark Seed. A la vez que se consume el tiempo también se consume la energía de Shin Chan, es aquí donde entra el elemento la «mirienda«, como diría Shinnosuke.

Esta merienda bien puede ser algo de curry, bolas de arroz o las icónicas galletas de chocolate, para obtenerlas necesitaremos dinero para poder comprarlas en la tienda de Motto Yamada, una joven chica que es la dueña de la única tienda de Asso. También hay dos restaurantes, uno de fideos propiedad de Yoyoko y otro de curry propiedad de Ginga.

Por otro lado tenemos la cámara de dibujos, está al tomar fotos las materializa como si fueran dibujos. Además de que están hechas de manera de que podamos guardarlas en un diario, en ese mismo diario es donde apuntaremos todo lo que hagamos, ya sea descubrir un nuevo insecto, pez, un evento que nos haya ocurrido o algún obstáculo que nos impida pasar a otra zona. Lo interesante es como Shin Chan anota todo en su diario, bien puede ser sin rodeos o con alguna divertida indirecta.

Además las fotos pueden llevarse al periódico para que aparezcan como artículos, de está manera podremos ganar algo de dinero para comprar comida. También se puede ganar dinero cumpliendo recados de Motto, Yoyoko y Ginga, bien llevándoles verduras o pescados a sus respectivos negocios. Al conseguir cinco estrellas recibiremos una bonificación.

Lo que la naturaleza nos proporciona

Otras interesantes mecánicas de Shin chan: Mi verano con el Profesor – La semana infinita es la captura de insectos y la pesca de peces. Cuando descubrimos una especie nueva o conseguimos un número de estas, Shin Chan lo apuntará en su diario. Podremos dársela al periódico para que lo publique como un artículo y recibir dinero de ello. Aunque las mecánicas de pesca y captura de insectos son bastantes simples.

Al pescar solo tendremos que esperar a escuchar un ruido que nos indica que ya podemos sacar al pez. En cambio en la captura de insectos tenemos que usar una red para capturarlos, lo malo de esto es la posición de la cámara. A veces la cámara incordia y puede colocarse de una manera que haga que el insecto no se vea a simple vista. Asimismo puede llegar a confundir respecto a la posición del insecto.

Además de estas mecánicas también tenemos otra muy divertida, las batallas de dinosaurios robots. En estas competimos contra los niños de Asso en batallas con robots. La mecánica es simple, se usan las reglas de piedra, papel y tijeras con la pequeña diferencia de poder usar ataques especiales y de que al usar el mismo movimiento que el rival se decide quién golpea mediante una ruleta, si aciertas la casilla de corona golpearás al rival.

El único punto malo de esto es depender demasiado de la suerte, tienes que tratar si o sí de adivinar que movimiento va a usar tu adversario. Además de que si tu rival tiene mayor cantidad de vida que tú es más probable perder si la batalla se alarga demasiado. De igual manera estás batallas son muy divertidas y cuentan con una banda sonora frenética.

El atardecer de verano

El apartado artístico de Shin chan: Mi verano con el Profesor – La semana infinita es realmente hermoso. Los escenarios o lugares son fondos estáticos, los únicos elementos que tienen animación son objetos como mantas, ríos o npcs del pueblo. Los escenarios están dibujados a mano y parecen sacados de un manga, en cambio los npcs y Shinnosuke son modelos completamente 3D, aunque tienen bordes negros que representan el estilo artístico del anime Crayon Shin-Chan. Además de que el videojuego nos brinda increíbles dibujos de amaneceres, atardeceres y del hermoso cielo estrellado de Asso cuando anochece. Cada modelo de los npcs son distintos unos de los otros, son originales y tienen detalles que los hacen únicos.

La banda sonora del videojuego es espectacular, en sí no tiene demasiado ya que principalmente escucharemos el sonido ambiental de las cigarras cantando, el agua fluyendo por el río o el altavoz de Motto Yamada promocionando su tienda de fondo. De igual manera si que tenemos algo de banda sonora, sobre todo al comienzo, en eventos, cinemáticas y en el final. La armonía que crean los sonidos ambientales junto al calmado pueblo de Asso es impresionante, crean un relajado ambiente perfecto tras un mal día.

Conclusión de Shin chan: Mi verano con el Profesor – La semana infinita

Shin chan: Mi verano con el Profesor – La semana infinita ha sido una aventura gráfica/novela visual muy divertida, echaba de menos un videojuego con Shinnosuke como protagonista. No es perfecto pero es una bonita experiencia, he disfrutado dando vueltas por Asso mientras escuchaba a las cigarras cantar, observar a las mariposas volar por las flores y de hablar con cada aldeano de Asso. Recomiendo el título a todos los fans de Shin Chan, es un juego con mecánicas simples para que cualquier persona pueda jugarlo sin dificultad, al fin y al cabo lo que busca es ser sencillo y traer nostalgia de su niñez a los adultos.

7.5

Nota

Puntuación general

Jugabilidad
7.0
Gráficos/Diseño artístico
8.0
Banda sonora/sonidos y efectos
8.0
Duración
7.0
Lo bueno
  • - Apartado artístico tipo manga
  • - Subtitulado al español
  • - La cámara de dibujo
  • - Hilarante historia gracias a Shin Chan
  • - Apartado sonoro acorde al videojuego
  • - Combinación de escenarios dibujados junto a modelos 3D
  • - Mecánicas sencillas junto a nada de dificultad
  • - Variedad de npcs, todos originales y con detalles que los hacen únicos
Lo malo
  • - Los insectos pueden llegar a no verse a simple vista por culpa de la posición de la cámara.
  • - La cámara puede llegar a confundirte respecto a donde está exactamente el insecto.
  • - Algunos ángulos de la cámara llegan a incordiar.
  • - Dependes demasiado de la suerte en las batallas de dinosaurios
Autor

Alexandru Constantin aka "ElRumano"

Entusiasta de las pesas y el montaje de ordenadores, redactor y analista de videojuegos en mi tiempo libre. Los videojuegos son mi pasión y por eso compro tantos(Algún día los jugaré todos).