Serial Cleaners – Análisis

0

serial cleaners

Serial Cleaners el análisis: Tu mata, que nosotros limpiamos la sangre. O más bien como rememorar el cine de Tarantino y otros directores de aquella década, en un título con un concepto bastante original.

Preparaos para revivir el cine y series de los años noventa de la mano de Draw Distance y 505 Games, que han logrado traernos con Serial Cleaners toda su esencia con este genial juego de vista cenital, mucha sangre y una curiosa historia navideña con cuatro limpiadores en la que nada cuadra.

Serial Cleaners

El juego no está totalmente traducido al español

Cuatro historias y un funeral

Es la nochevieja de 1999 y cuatro amigos muy diferentes entre sí pero con un mismo «denominador común», deciden compartir historias propias que les unen unos con otros, principalmente con Bob Cabin, el más veterano de todos ellos y protagonista del anterior título.

A través de sus historias recorreremos los años 90 y otras décadas en las que conoceremos mejor a nuestros cuatro protagonistas, viviremos con ellos situaciones personales, pero también de su trabajo como limpiadores.

Pero nada es lo que parece, algo no termina de cuadrar y es que cada uno parece que cuenta la historia como más le conviene. ¿Quién miente? ¿Acaso alguien está manipulando a los demás por algún motivo? De nosotros dependerá a la hora de tomar algunas decisiones el descubrir el verdadero final o los distintos finales de Serial Cleaners.

Serial Cleaners

Nada mejor que pasar la nochevieja entre amigos a los que matarías sin dejar ni rastro

El legado de un limpiador

Como os hemos dicho al comenzar a hablar de Serial Cleaners en este análisis, el título es secuela directa de Serial Cleaner, título que salió hace cinco años y que nos ponía en la piel del más veterano de los cuatro protagonistas, Bob C. Leaner, en sus andanzas como limpiador en los coloridos años setenta.

En la historia de Serial Cleaners han pasado veinte años desde los sucesos del primer juego y vemos como Bob a través de las historias que van contando él y sus amigos limpiadores, y qué nosotros poniéndonos en su piel reviviremos, este ha ido captando a potenciales herederos de su trabajo.

Pero no solo nos tocará vivir sus momentos de gloria y algún fracaso como limpiadores. También nos tocará ser testigos de vivencias personales que irán desde la alegría, hasta la mayor de las tristezas, algo que marcará o cambiará el carácter de cada uno de ellos.

No nos debemos olvidar que los limpiadores en el fondo son personas con sentimientos y que también sufren, que no todo es deshacerse de pruebas o «albóndigas» en un contenedor y terminar pasando la aspiradora para no dejar ni rastro de sangre.

Serial Cleaners

Gracias a las características de hackeo de Viper, podremos ver la «Matrix»

Tarantino y otras referencias

Serial Cleaners toma la década de los noventa y parte de los ochenta como inspiración para traernos unos personajes principales llenos de estereotipos, así como muchos escenarios (el set de la serie FRIENDS es casi un calco) y como no, referencias y momentos clave de las historias.

Esto en absoluto es malo. Todo lo contrario, pues veremos a través de estos personajes y lapsos de tiempo que nos muestra el juego, como evolucionaron los noventa y que pese a los coloridos y desenfadados inicios de la década, al final escondían una tremenda oscuridad.

Lo notaremos sobre todo en personajes como Erin Reed «Vip3r», nuestra hacker favorita que trata de «limpiar» el mundo con sus conocimientos como hacker, pero le tocará vivir la cruda realidad al igual que Lati Thomas, quien verá sus ganas de hacer arte convertidas en un drama urbano con referencias a N.W.A.

En última instancia tenemos a un personaje tan poco sutil como peligroso, Psycho «Hal» Boen, que con su estética que parece sacada de la película Jóvenes Ocultos, no dudará en desmembrar con su motosierra a todo aquél que se ponga por delante, algo que nos vendrá de muy bien en muchas ocasiones.

Pero será Reservoir Dogs, Pulp Fiction y el Señor Lobo de Harvey Keitel quien más se nos vaya a venir a la memoria, principalmente con el personaje de Bob con sus diálogos y lecciones de efectividad personal y profesional.

Serial Cleaners

Al oeste en Filadelfia crecía y vivía sin hacer mucho caso a la policía…

Los pequeños detalles cuentan

¿Pero es posible vivir sólo de referencias y guiños? Claro que no. En Drawn Distance han tratado de darnos una historia profunda desde el punto de vista de sus cuatro protagonistas, que realmente no termina por enganchar como debería, dado que se pasan más tiempo dejando hilos sueltos y tratando o buscando que entendamos la referencia o guiño de turno, que en plantear una historia sólida.

La jugabilidad tampoco ayuda mucho a que uno se enganche a Serial Cleaners. Si bien en el primer título las mecánicas iban acorde a la ambientación y década en la que se basaba, con el cambio de «perspectiva» y no solo a nivel visual, esta secuela pierde y mucho.

Si bien el añadido de tres nuevos personajes y sus particulares habilidades son un soplo de aire fresco, se echa en falta más posibilidades a la hora de «limpiar» cada escenario con sus tres niveles de altura, sobre todo teniendo en cuenta la IA o más bien, la falta de esta.

Por culpa de esta IA, dejaremos muy de lado las características especiales de cada personaje y nos bastará con aprendernos las básicas rutinas de los agentes para así poder recoger las pruebas y deshacernos de los cuerpos. Ni tan siquiera hay una opción de límite de tiempo que pueda crear más tensión ni tampoco es que reaccionen con cambios en sus movimientos ante la falta de cuerpos o pruebas.

Desgraciadamente el juego después del primer capítulo se vuelve monótono, repetitivo y aburrido, no ayudando para nada la historia que nos hará perdernos por completo.

Serial Cleaners

No todo será descuartizar y deshacerse de cuerpos, también hay tiempo para el amor

Apartado técnico

El diseño del juego y de niveles se inspira en el arte callejero posmodernista de Jean-Michel Basquiat, quien falleció antes de la década de los noventa y realmente marcó un poco el estilo a seguir en dicha década.

Quizás aquí sea excesiva esa inspiración y el título parezca más ambientado en los años ochenta, los cuales visitaremos también, pero con una estética basada en cualquier capítulo de la serie Colombo, la cual como no, también tiene su guiño.

Por lo demás, los escenarios tiene un vistoso look retro que de un vistazo rápido veremos casi al completo en cualquiera de sus tres posibles niveles con la «vista de limpiador», recordando en alguna ocasiones a la saga Commandos, aunque incomparable con en cuanto a detalles, acabados y calidad visual.

Los diseños de personajes y animaciones son más que correctos, resaltando las de nuestros personajes protagonistas, pero siendo muy justos y repetitivos con los NPC’s

Mencionar que por cada década y a veces en algunas situaciones, el juego tiene unos filtros que van a enfatizar la situación o momento clave, acompañados siempre por unos stickers que llegarán a ocupar toda la pantalla y despistarnos más que otra cosa, en base a nuestras acciones.

Las voces están en inglés y por momentos suenan como enlatadas, que si bien parece estar buscado, no ayuda en absoluto a que queramos prestarles atención a la actuación de sus actores de voz. La música ambiental termina por ser repetitiva y a veces llega a saturar al ser un bucle un tanto «machacón».

Ciertas acciones o escenas aparecerán con el cartel «censurado» para evitar que alguien se ofenda o traumatice

Conclusiones

Si tuviéramos que definir de alguna forma Serial Cleaners, esta sería de «oportunidad perdida».

El juego de Draw Distance arriesga lo justo y realmente hace pocos cambios sobre su predecesor, que sinceramente, no son suficientes.

El verdadero reto es hacer los logros/trofeos del juego y cambiar la toma de decisiones para ver cómo afectan estos a la trama y el final, pero en cuanto a jugabilidad, al igual que la policía en Serial Cleaners, será muy raro que te atrape.

¿Quieres ver más noticias y análisis como estos?
Échale un ojo a la sección de noticiasanálisis.

6.0

Nota

Puntuación general

Jugabilidad
5.0
Gráficos
7.0
Música y Sonido
6.0
Historia/Modos de juego
5.0
Duración
6.0
Lo bueno
  • Ambientación noventera
  • Sus cuatro protagonistas
  • Las referencias y guiños
  • Variedad de escenarios
Lo malo
  • Una IA muy pasiva
  • No arriesga en mecánicas
  • Música ``cansina``
  • Historia que no engancha
  • Pocos modos de juego
Autor

José Aguirre "Joshkerr"

Comencé en este mundillo con un MSX allá por el 84 gracias a mi padre y desde entonces he ido jugando y creciendo a la par de este hobby por el que siento tanta devoción y amor. Poseedor de un Master Race sin RGBs, Modder, Padre de gatetes y enamorado de las mujeres Pelirrojas. Rey de reyes me han llamado.