ScourgeBringer

Salta, pega, salta y esquiva

ScourgeBringer es un frenético roguelike que combina las plataformas con un combate rápido que exige un movimiento constante.

Tomaremos control de Kyhra, una chica de cabello blanco perteneciente a un extraño clan. Un misterioso artefacto ha llegado al planeta y ha destruido todo a su paso, será nuestra misión adentrarnos en el y derrotar a los que se encuentran allí para salvar nuestro mundo.


Golpes de espada y mucha metralla

Los miembros de Flying Oak Games han descrito a ScourgeBringer como una combinación de Dead Cells y Celeste, uno referente al sistema de combate y otro al diseño de niveles.

Kyhra cuenta con un ataque primario que es un golpe de espada y uno secundario que será un arma a distancia, la cual es de forma predeterminada una pistola, pero puede ser remplazada a lo largo de los recorridos. También contaremos con un ataque que aturde a los enemigos si se les golpea en el momento justo, una habilidad esencial en combate. Además, conforme avancemos podremos adquirir nuevos ataques gracias al árbol de habilidades.

El objetivo principal en combate es mantenernos en el aire y encadenar enemigos, viéndonos obligados a seguir un patrón rápido y frenético de saltos, golpes y esquivas. Algo a destacar es que la mayoría de enemigos poseen solo un ataque a distancia, por lo cual esquivar disparos es nuestra prioridad.


Variedad mecánica y jefes desafiantes

Cada recorrido tiene un total de 5 niveles, cada uno con su jefe. Los enemigos que encontraremos a medida que avancemos de nivel se tornarán más y más difíciles, algunos siendo una versión mejorada de uno anterior y otros totalmente nuevos.

Algo llamativo de los niveles es cada uno presenta mecánicas únicas que obligan al jugador a cambiar de estrategia, tal como el nivel 1 que posee trampas en el suelo, el nivel 3 donde habrá una toxina o el nivel 4 en el cual los disparos atraviesan las paredes. Gracias a estos cambios en el diseño de los niveles, deberemos aprender la mejor forma de movernos en cada una para salir lo más ilesos posible.

Los niveles cuentan con una cantidad considerable de salas y la salud escasea, por lo cual dominar el combate será vital si queremos llegar hasta el final. La sala del jefe se encuentra bloqueada y solo puede ser abierta una vez derrotados una serie de mini jefes, “los guardianes”, los cuales irán incrementando en cantidad según el nivel en el que nos encontremos.

Tanto los jefes como los guardianes representan un reto para las habilidades del jugador, deberemos aprender los ataques de cada uno y atacar en el momento adecuado. El golpe que nos permite aturdir enemigos es especialmente útil contra los jefes, ya que lo poco que dura nos ayudará a hacerles una cantidad significativa de daño.