YesterMorrow


Plataformas del ayer y del mañana 

Todo el mundo ha jugado alguna vez un plataformero, ya sea algún clásico como Super Mario Bros o algo más moderno como Super Meat Boy. El caso es que ya sabemos de qué van. Pues bien, YesterMorrow llega con una historia interesante, un diseño de niveles bien logrado y un soundtrack genial.



Saltando plataformas, saltando en el tiempo 

En YesterMorrow tomaremos el control de Yui, una chica de cabello gris que vive con sus padres y su hermano en un lindo pueblo con arquitectura china/japonesa. Durante la celebración de un evento cultural, unas malignas sombras arrasan con el pueblo y la gente que reside allí.

Unos cuantos años después, Yui decide explorar un poco mientras busca a su perro y se encuentra con un guardián que le contará los secretos de su pueblo y le enseñará la habilidad de viajar en el tiempo. Será nuestra misión alternar entre el presente y el futuro para intentar salvar al mundo de esta malévola amenaza.

La mecánica de viajes en el tiempo es bastante sencilla, basta con encontrar uno de los altares que se encuentran esparcidos por el mapa para trasladarnos a un momento a otro.



Todo tiempo pasado siempre fue mejor 

Yui cuenta con dos movimientos básicos, saltar y rodar. Conforme avancemos con la historia encontraremos nuevas habilidades como una bomba para derrotar enemigos, una embestida, un doble salto e incluso una que nos permite detener el tiempo por unos cuantos segundos.

El diseño de niveles de YesterMorrow está bien hecho, por lo cual, te introduce poco a poco las mecánicas permitiéndote probarlas al principio y luego añadiendo retos que se van complicando. Cada nueva habilidad aporta algo a la forma de movernos y los niveles explotan esto al máximo, obligando al jugador a ser preciso con sus movimientos y aprender a emplear cada habilidad correctamente.

Esto también se ve reflejado en el cambio temporal, mientras en el pasado el juego toma un aspecto infantil con puzles, el futuro opta por poner a prueba la destreza del jugador en el plataformeo, incluyendo además a las sombras, nuestros enemigos. Gracias a esto, el juego no llega a sentirse aburrido, dedicando un tiempo adecuado a cada sección para lograr un balance perfecto entre ambos.

Los puzles son fáciles de entender, incluso te ayudan un poco mostrándote con la cámara el camino que deberías seguir. El plataformeo está bien, tiene sus fallas en algunos momentos por torpeza de los controles, pero realmente no son algo que arruine la experiencia. Hay muchos secretos y coleccionables, uno de ellos son gatitos y perritos que hay que acariciar.



Gusanos, dragones y cuervos

Las sombras son los enemigos que nos encontraremos a lo largo del juego, su principal habilidad es la de poseer seres vivos, por lo cual, nos las encontraremos mayormente en animales o en gigantescos jefes.

A medida que avancemos encontraremos variantes de las sombras, teniendo estas habilidades especiales y con las cuales deberemos ser cuidadosos si queremos derrotarlas.

Los jefes son dignos de mención porque me parecen brillantes. Cada uno de ellos es una prueba final ante todo lo que hemos estudiado. Cada jefe además de tener un diseño único y amenazante, presentan una pequeña prueba antes de poder acertarles un golpe, provocando que nuestros reflejos sean puestos a prueba al tener que esquivar constantemente entre puzles y plataformas.



Perdidos en China 

YesterMorrow presenta un pixelart bonito, con una paleta de colores bien marcada para cada zona tanto en el pasado como en el futuro. Si bien los interiores son similares, las zonas externas se distinguen entre ellas y el paso del tiempo se deja ver junto a los estragos que han dejado las sombras a su paso.

El soundtrack está compuesto en su mayoría por canciones que suenan a China, al igual que la arquitectura, las pistas sirven de apoyo para crear una atmósfera tradicional asiática. De igual manera, las pistas que acompañan las partes del pasado se sienten más alegres mientras que las del futuro suenan más oscuras. 



YesterMorrow es un plataformero bueno, esa es la palabra, si bien no es una obra maestra ni presenta algo revolucionario, es un buen juego al que vale la pena echarle un ojo, su historia es interesante y el desafío que representan sus niveles es satisfactorio.

Disponible en: YesterMorrow


Valoraciones

Historia - 7/10

Jugabilidad - 8/10

Sonido - 7/10

Gráficos - 7/10

Valoración final

YesterMorrow nos presenta un buen plataformero. Sus mecánicas son interesantes y los jefes desafiantes. Sus gráficos son bonitos y su soundtrack suena a China en todo su esplendor.

7.2Notable!

Dejanos un comentario

  • Inicia sesión para dejar un comentario

Comentarios