Biomass

Distopía carmesí con sables láser

Clasificar a Biomass dentro de un género es algo complicado, puesto que este toma pequeña mecánicas de distintos géneros para crear algo bastante original.

La historia toma lugar en una metrópoli en ruinas por culpa de lo que parece ser un faro, nuestra misión será avanzar a través de diferentes zonas para lograr descubrir la verdad que se esconde tras la misteriosa decadencia del mundo que habitamos. Cada decisión que tomemos tendrá consecuencias en nuestra aventura, dotando al título de rejugabilidad con rutas alternativas y secretor por descubrir.


La paciencia es la virtud de los fuertes

El combate de Biomass es uno de sus principales atractivos, pero lastimosamente no está del todo bien logrado. Contamos con dos ranuras para armas cuerpo a cuerpo y tres para armas de fuego, así como consumibles. La variedad de armas es significativa, algunas lentas y poderosas y otras rápidas, pero menos efectivas. Aquí hay armas para cada tipo de jugador y que serán de ayuda dependiendo de tu estilo de juego.

Contaremos también con una barra de vida y otra de estamina que se regenera con el tiempo, la cual nos permitirá realizar ataques especiales con las armas cuerpo a cuerpo y utilizar las armas de fuego. Para curarnos, debemos encadenar una serie de ataques hacía los enemigos, la cual llenará una barra que nos curará un porcentaje de vida dependiendo de qué tan llena se encuentre.


A lo largo de nuestro recorrido también encontraremos puntos de guardado que nos permitirán mejorar nuestras cuatro habilidades, la salud, la estamina y el daño de las armas tanto cuerpo a cuerpo como de fuego. Al morir, nuestro personaje dejará una especie de sombra, algo como lo que pasaba en Hollow Knight, esta sombra contiene nuestro dinero así que hay que andarse con cuidado si no quieres perderlo.

A pesar de la variedad de armas, los enemigos hacen un daño significativo, por lo cual debemos aprender sus ataques y saber como responder correctamente. El problema aquí es que, a pesar de la habilidad del jugador, esperar el momento adecuado de atacar es mejor recompensado, haciendo que el combate pueda llegar a sentirse lento, ya que si jugamos de forma agresiva es casi seguro que nos vamos a llevar unos golpes gratis. Esto se nota principalmente en los jefes y en las secciones finales del juego, donde la agresividad solo nos hará morir.

Los jefes representan un verdadero reto en comparación a los enemigos comunes, cada uno de ellos tiene mecánicas únicas y puntos débiles que no son visibles a simple vista, provocando que debamos enfrentarlos en más de una ocasión para encontrar la forma idónea de vencerlos.


Una ambientación única pero complicada

Visualmente Biomass es una pasada, a pesar de estar hecho con pixelart el juego aprovecha el motor Unity para agregar reflejos, sombras e iluminación, algo raro de ver en juegos de este estilo. Cada zona tiene colores distinguibles y conforme avancemos podremos notar la corrupción del entorno, otorgando a zonas visitadas anteriormente un toque sombrío y amenazante.

Lo complicado llega cuando empiezas a explorar, hay partes donde puede que te quedes atascado puesto que no hay ninguna guía de hacia donde debes ir o que debes hacer. Lo poco que conocemos sobre la historia son los diálogos que tienen algunos personajes, pero más allá de eso, deberemos descubrir las cosas por nuestra cuenta.

Dejando de un lado esto quisiera hablar de la banda sonora, que en lo personal es lo que más me ha gustado, esta está inspirada fuertemente en la obra de Disasterpeace, la mente detrás de la banda sonora de Fez y de Hyper Light Drifter. Desde la pista del menú hasta la de cada una de las zonas está muy bien hecha y además de ambientar perfectamente el mundo en el que se desarrolla la historia, estas están cargadas de un aura de calma al juego.

Cabe destacar también que este fue desarrollado casi en su totalidad por una sola persona, tanto su programación como el apartado artístico.


Biomass es un buen juego, que, si bien tiene sus fallos, ninguno de ellos llega a estropear la experiencia. Pese a estar completo, eso no quita que en un futuro se pueda agregar alguna que otra cosa para facilitar el avance del jugador y entender mejor que es lo que debe hacer. El combate se siente genial, los enemigos son desafiantes y el apartado artístico es razón suficiente para echarle un ojo. Especialmente recomendado para los amantes de la dificultad.