Minoria

Análisis Minoria


Uno de los géneros más populares desde hace unos años son los metroidvanias. En tan solo una década podemos encontrar decenas de títulos que se aventuran en este esquema. Explorar un mapa mientras vamos obteniendo un repertorio de habilidades que nos permiten alcanzar lugares nuevos. Suelen incluir mecánicas de otros géneros como los RPG, incorporando niveles y objetos equipables para hacer la progesión más entretenida o plataformas para hacer el diseño de niveles más atractivo. Algunos de los títulos más reconocidos son Hollow Knight, Guacamelee, Axiom Verge, Ori and the Blind Forest o el reciente Blasphemous.


El título que hoy tenemos entre manos es Minoria, que ha sido desarrollado por Bombservice, equipo capitaneado por Rdein detrás de Momodora, una saga ya clásica de metroidvanias que desde 2010 ha lanzado 4 juegos con una gran calidad. La quinta entrega que se pudo ver en trailers fue cancelada debido al escaso apoyo que mostraron los fans por ser un juego en tres dimensiones y no en los 2D habituales de Momodora. La edición la ha llevado a cabo Dangen Entertainment, conocidos por lanzar Iconoclasts o Crosscode.


La historia de Minoria nos lleva a una guerra religiosa entre una orden de monjas y un grupo de brujas herejes que ha conseguido hacerse con Ramezia. Semilla, nuestra protagonista, acompañada por Anna Fran recorrerá Ramezia purificando brujas y demonios. A lo largo de la aventura podremos hablar con nuestra compañera para conocer su opinión de lo que ocurre y para dirigirnos hacia nuestro próximo objetivo.