0

No More Heroes III – Universo retro-posapocalíptico

No todo es sangre lo que reluce en No More Heroes III que convierte este título en una pequeña joya jugable que se disfruta en casi todos los sentidos. Gracias a Marvelous Europe y Grasshopper Manufacture podemos seguir la secuela de Travis Touchdown, y como los años a pesar de todo parecen no pasarle factura. Suda51 concibe así un gran titulo, que a pesar de todo no cubre todas sus expectativas, y es que quizá quiso abarcar más de lo que podía su estudio y aun así el resultado es más que plausible.

Asesino de renombre galáctico

Una visita alienígena hace contacto con un joven Damon y que años más tarde regresa convertido en un gigantón que ha dado bien su «estirón». El alienígena en cuestión es FU un príncipe de una galaxia lejana y que no ha regresado en son de paz, sino que reclama la tierra como su propiedad y reta a todo aquel dispuesto a rendir cuentas en una batalla para impedírselo.

Así nuestro protagonista Travis Touchdown pasa al eslabón numero once de asesinos galácticos y debe enfrentarse a los que están por encima de él, hasta llegar a FU… y quizá así ¿salvar la tierra? Todo es posible con Travis

Unos inicios de No More Heroes III un tanto comunes y que a pesar de que parece una historia simple, su argumento se va enrevesando nada más empezar. En el no van a faltar giros argumentales y también en la acción, que no todo funcionara según el orden que nos hacen creer que seguimos.

A este apartado se suman muchos toques inspirados en los años ochenta y quizá también los noventa, ya solo la animación de introducción nos da algunas pistas, a parte de todos los elementos retro que encontramos a lo largo del juego. Se incluyen además diálogos entre los personajes o incluso monólogos de Travis con referencias a series y juegos clásicos y que solo los mayores freaks podrían reconocer.

Midori Midorikawa

Midori Midorikawa

Un mundo vacío que rellenar

A primera vista parece que podemos encontrar unas bastas ciudades o islas bien diseñadas, pero gran parte de ellas estarán tan vacías que casi pensamos que sobran totalmente. El recorrido en moto agiliza el movimiento por ese terreno, aunque para encontrar los numerosos secretos que se ocultan en cada una de las islas, habrá que ir a pie.

Durante la aventura, nos iremos topando con diferentes PNJ que nos encargaran misiones y una de ellas será plantar palmeras, esto hará que esos bastos terrenos tan sumamente vacíos tenga algo de «sustancia» visible, más allá de tierra, ruinas o un gigantesco parque. Parte del enfoque artístico estructural se ha dedicado a las dos primeras islas, Santa Destroy y Perfect World donde podemos apreciar buenas edificaciones y estructuras algo más elaboradas.

En estos recorridos nos encontraremos con muchos mini juegos, que se irán desbloqueando, también en otras islas ya visitadas, según avancemos en nuestro ranking de asesino.

Diversificando el juego

Variopintos y variados, los mini juegos de No More Heroes III serán algo más que desatascar inodoros públicos, pasando por carreras, cortar el césped o lanzar la pelota a Jeane entre muchos otros. Lo cierto es que no vamos a tener lugar de aburrirnos cuando descubramos cada uno, y muchos solo se dan una sola vez, ya que forman parte del enfrentamiento contra alguno de los diferentes jefazos. Sin duda son formas inesperadas de enfrentamientos que van más allá de sablear a nuestros enemigos.

Encontrar los muchos secretos serán una forma más de entretenimiento y quizá se pueda incluir en esta categoría, ya que plantar palmeras y luego recoger nuestra recompensa, o buscar gatitos, cartas y otros elementos, nos harán sospechar de cualquier rincón del mapa.

Katana láser o lucha libre

Las diferencias a nivel jugable en No More Heroes III son bastante destacables agilizando su sistema de juego, mejorando el control del personaje y algunos detalles más. Aunque en la premisa inicial no tiene grandes variaciones ni combos especialmente complejos, si suma habilidades que aprenderá casi de golpe y porrazo cual personaje «dopado«, eso sí, con ciertas limitaciones.

Esquivar en el momento oportuno ralentizara a nuestros enemigos y podremos aprovechar para darles una gran cantidad de golpes o ejecutar llaves de Wrestling cual luchador profesional. Seguramente sean mucho más efectivas para derrotar a cualquier enemigo incluyendo algunos jefes. Otro momento para aprovechar y aplastar a nuestro adversario con los agarres será al aturdirlos tras recibir una serie continua de golpes.

Al ganar las batallas obtendremos diversos objetos que podrán servir para fabricar Chips para mejorar este tipo de efectos de estado, por lo que podremos aumentar el tiempo de ralentización o la velocidad con la que aturdir a nuestros enemigos, entre muchas otras opciones… como la de encontrar secretos más rápido ajem…

Lo cierto es que aunque tiene un sistema de batalla un tanto simple, no deja de disfrutarse ya sea a nivel de control, como visualmente, y es ahí donde radica gran parte de su «belleza».

Estilo de doble sentido y Metal

Como ya apuntábamos antes No More Heroes III no parece querer destacar por un entorno visual especialmente paisajístico, sin embargo los efectos de luz, color y sonido en la batalla son los que abarcan mayor protagonismo. Obviamente esto no se queda aquí y el resto del entorno que forma el título son elementos retro, pixelados, animaciones, 2D, «cortinas de transición» o «bumper», entre muchos otros.

Algo que está grabado dentro de la propia trama, dado que el protagonista es un completo freak de cuidado, por lo que todo a lo que hace alusión tiene forma y contexto gráfico. Y es que durante la aventura, este tipo de alusiones gráficas, momentos, epílogos o pausas, son los que acaban encaminando al jugador a continuar el viaje.

Por ultimo, con respecto al apartado gráfico, son los personajes en todo su elenco, incluyendo a los enemigos antagonistas los que más trabajados están, dentro de un conjunto de islas que casi les sobran para repartirse.

A todo este compendio visual, sumamos grandes temas roqueros y metaleros, quizá más de lo segundo y sin olvidar hacer mención de esas introducciones y cortinillas (bumpers), para cada capitulo o algunas misiones secundarias que guardan su trasfondo.

Más de lo esperado, menos de lo querido

Suda51 alego que No More Heroes III debía ser más grande, y eso es algo que vemos al mirar su mapa y contemplar las zonas rojas. Pese a eso, ha concebido un gran titulo como ya comentábamos al inicio del análisis y desde nuestro punto de vista sobran zonas o se podían haber «repartido mejor». Es un titulo que contiene de todo y que encima está bien compensado, manteniendo esa temática entre sangrienta, freak, acción y sorpresa todo junto, con toques de un humor velado.

Habrá muchos secretos que descubrir durante el recorrido, podremos repetir nuestros enfrentamientos contra los jefazos y no se hará pesado. Tras completarlo es más que seguro que empieces una nueva partida con mayor dificultad para aprovechar lo aprendido y mejorar tu habilidad. Además los enemigos no son nada tontos, incluso en la dificultad normal pueden convertirse en pequeños retos a superar y necesitar el planteamiento de una estrategia de cual debe ser derrotado primero, para asegurar tu éxito.

Y finalmente la diversidad de los jefes, que siempre nos esperan con una sorpresa y logran sorprendernos, ya sea para bien o para doblemente bien, con giros inesperados y encuentros aun más inesperados. Con esto queda claro que No More Heroes III ha superado con creces a sus antecesores y es un título que no puedes perderte.

8.4

Nota

Puntuación general

Historia
8.0
Jugabilidad
9.0
Gráficos
7.0
Música y Sonido
9.0
Diversión y duración
9.0
Lo bueno
  • Una mejorada jugabilidad, fluida, sencilla y eficaz.
  • Batallas espectaculares sonora y visualmente.
  • Connotaciones retro allá donde mires con estilos muy particulares y diferentes. No solo pixels.
Lo malo
  • Mapas vacíos, simplistas y poco detallados.
  • Echamos en falta personajes adicionales que controlar tras completar la primera partida.
Autor

Yclan

Iniciado en los videojuegos a los 4 años de edad con la recreativa de Ninja Gaiden y los pinballs, no tardó en convertirse en una de mis aficiones de más envergadura, con una ingente cantidad de títulos terminados a las espaldas, pase a ser coleccionista y empecé a escribir sobre ellos con la experiencia de no pasar por alto ningún género.