0

Un mar de arena lleno de oportunidades

¿Buscas nuevas oportunidades para dar rienda suelta a tu creatividad?, ¿Quieres demostrar todo tu potencial? My Time at Sandrock busca nuevos constructores. Antaño un pueblo rebosante de vida, ahora es una sombra de lo que una vez fue. Un veterano constructor deja un puesto libre y la alcaldesa de Sandrock busca nuevos constructores. Es a la estela de un tren cuando apareceremos en escena para llenar ese vacío.

Reconstruye lo que antaño fuera un oasis, ayudando a sus habitantes con sus problemas y cumpliendo contratos. Descubre las ruinas del viejo mundo y desentraña el misterio que hay detrás de un famoso y temible forajido que está complicando las cosas en Sandrock.

En My Time at Sandrock se busca nuevo constructor ¿Serás el elegido?

¿DLC, expansión o secuela?

Si estás leyendo estas primeras impresiones lo más probable sea porque has jugado o al menos conoces My Time at Portia, el antecesor título de Pathea Games. Por aquél entonces ya se estaba hablando de Sandrock aunque no se sabía exactamente en que se iba a convertir. Todo indicaba que se trataba de un DLC o de una expansión más ambiciosa, pero al final acabaría siendo un título independiente.

Y es que al principio esa era la idea. Pathea Games empezó desarrollando My Time at Sandrock como un contenido adicional para Portia, pero a medida que lo iban desarrollando se dieron cuenta de que lo que tenían entre manos era algo mucho más grande que un mero contenido descargable. Mejores gráficos, una historia más elaborada, un mejor jugabilidad y una optimización más eficiente, fueron los principales componente para que hoy podamos disfrutar de My Time at Sandrock.

Sin embargo aún quedaría uno de los aspectos más importantes el cual inclinó aún más la balanza hacia una secuela. Se trata ni más ni menos que del modo multijugador, algo que todos los seguidores pedían a gritos desde hace bastante tiempo. Curiosamente y a día de hoy este modo aún no está implementado y le queda un largo recorrido entre betas para poder ser disfrutado entre amigos.

My Time at Sandrock iba a ser un DLC pero ahora es algo mucho más grande

Una nueva historia

Aunque es cierto que para entender My Time at Sandrock y ver lo que mejora y lo nuevo que incorpora hace falta hablar de My Time at Portia, también habrá gente que no sepa de lo que estamos hablando, de modo que: ¿Qué es My Time at Sandrock?

Simplificándolo mucho sería una especie de Animal Crossing o Stardew Valley, obviamente con sus diferencias, en el que tendremos que ir cumpliendo comisiones e ir mejorando nuestro taller. A lo largo de los meses y sus estaciones irán ocurriendo eventos que nos propondrán realizar actividades junto a los habitantes de Sandrock, para así reforzar nuestras relaciones.

My time at Sandrock cuenta con una historia principal que se diluye un poco entre contrato y contrato, que no obstante no deja de ser interesante y de mantener un hilo conductor para unir todo el progreso. Más allá de los objetivos principales, dispondremos de todo el tiempo que queramos dedicar a hacer lo que queramos. Explorar, hacer amigos, ir de compras o cenar en un restaurante, entre muchos otros quehaceres, son solo la punta del iceberg.

En My Time at Sandrock iras creando nuevas relaciones con las ventajas que ello conlleva

Solo ante el peligro

No todo va a ser de color rosa; a veces ser un constructor implica reunir recursos en los lugares más recónditos y peligrosos. Por eso, a veces nos veremos obligados a luchar por nuestra vida frente a máquinas mortales abandonadas del viejo mundo o lagartos humanoides dispuestos a complicarnos la vida. Todo riesgo conlleva su recompensa y si conseguimos salir airosos de estos encuentros lograremos reunir preciados y singulares recursos que más tarde nos servirán para poder crear nuevas y más sofisticadas tecnologías.

Para poder sobrevivir a estos encuentros daremos uso de nuestras propias armas forjadas con sudor y esfuerzo. Desde un mandoble a una pistola, cada una de ellas con sus propios conjuntos de movimientos. Aunque no hemos notado una gran diferencia respecto al combate de su precuela, ciertamente se nota más fluido y con algún que otro movimiento extra. Dicho sea de paso, los enfrentamientos con las diferentes criaturas que pueblan Sandrock nos han parecido mucho más completas y desafiantes.

¡Pero cuidado! No todo tiene porque hacerte daño directamente para que se nos compliquen las cosas. Ya se encargará de ello la barra de estamina que se nos muestra en nuestra interfaz. Todo lo que haces en My Time at Sandrock consume nuestra resistencia como ya ocurría en Portia, y de la misma forma, será de vital importancia que sepamos administrarla adecuadamente si no queremos encontrarnos luego en un combate contra un robot asesino sin la posibilidad de luchar porque nos hemos quedado sin puntos de resistencia.

Prepárate para hacer frente a todo tipo de criaturas. Desde robots asesinos a lagartos bípedos con muy malas pulgas

Los frutos de un duro trabajo

No hay nada mejor que estirar las piernas mientras disfrutamos de unas buenas vistas y del buen trabajo realizado a lo largo del día. Una forma también de pasar el rato será entablar amistades con los residentes de Sandrock. Una vez nos hemos ganado la confianza de nuestro amigo en ciernes, podremos proponerle quedar para realizar diversas actividades; desde ir a comer o tirar fuegos artificiales, divertirnos con el clásico juego de Whac-A-Mole o bailar en el escenario. En esta secuela se han introducido nuevas y diversas actividades que darán juego a una dinámica más variada y divertida una vez hemos terminado nuestras labores.

Pero ¿Qué podría haber igual o más importante que nuestra reciente amistad? Por supuesto, el amor. Una vez más como en Portia, cuando nuestra amistad llegue a su punto más álgido tendremos la opción de proponerle a nuestro amigo/a si quiere que la relación suba al siguiente escalón. Obviamente, no estamos obligados a tener una pareja sentimental, pero nos perderemos una par de ventajas que nunca vienen mal.

Hay que destacar que aún quedan muchos personajes que no pueden ser nuestra pareja o que sus interacciones, trasfondo e historias están sin terminar, algo que no obstante se irá añadiendo con el tiempo. Ocurre lo mismo con nuestro árbol de habilidades que pese a estar más de la mitad bloqueado deja entrever todo el potencial que tendrá en un futuro, con opciones más diversas y elaboradas.

Disfruta de diversas actividades con tus amigos y quien sabe… Tal vez lleguen a ser algo más

Conclusión y primeras impresiones

My Time at Sandrock, que se encuentra actualmente en Acceso Anticipado, es desarrollado por Pathea Games y editado por PM Studios, Inc. y DMM GAMES, nos propone salvar de la ruina el pueblo de Sandrock, ayudando a sus habitantes a reconstruirla. Mejora notablemente todo lo que nos ofrecía My Time at Portia, pero no esperéis un nuevo juego.

Pensado para nuevos jugadores y para los amantes de la anterior entrega, nos ofrecerá un sinfín de horas para descubrir, construir y entablar relaciones con los habitantes de Sandrock. Con un futuro multijugador deseado por todos y manteniendo la calidad que ostenta la saga, no podemos más que recomendarlo encarecidamente a los amantes del género.

Cosas a tener en cuenta:

– Secuela de My Time at Portia con todo lo que ello conlleva.

– Construye, gestiona y decora tu taller a tu antojo.

– Entabla y haz crecer las relaciones con los diversos personajes que pueblan Sandrock.

– Un sistema de combate demasiado continuista pero ligeramente mejorado.

– Nuevas y variadas actividades y eventos de temporada que realizar.

– Nueva localización tematizada a lo salvaje oeste.

Planes de futuro

– Modo multijugador

– Nuevas misiones de historia, de personajes y de relaciones.

– Nuevas mazmorras y monstruos.

– Sistema de mascotas, cambio de apariencia, establos.

– Nuevos eventos y festivales, mejoras en las relaciones sentimentales y el casamiento.

– Nuevas climatologías: lluvia y nieve.

– Mucho más contenido y soporte post lanzamiento.

Autor

Damian Carmona "JUSTER"

Disfruto de los videojuegos desde tiempos inmemoriales, lo considero un arte y una gran pasión. Doy mi punto de vista todo lo objetivamente posible. Me encanta la ciencia ficción, los RPG, los mundos abiertos y las narrativas potentes y profundas.