Door Kickers Action Squad

0

Análisis de este fantástico juego de acción que nos puede recordar al mítico Elevator Action.

7.8

Nota

Puntuación general

Jugabilidad
8.0
Cooperativo y Online
7.0
Gráficos
8.0
Música y Sonido
8.0
Diversión y duración
8.0
Lo bueno
  • Buen pixelart
  • Muchos modos de juego
  • Divertido e intenso
Lo malo
  • El cooperativo podría dar más de si
  • Puede ser repetitivo a largo plazo

Prólogo:
Llevo jugando desde que prácticamente tengo uso de razón, por lo que juegos que quizás no muchos conozcan como el «famoso» Elevator Action de Arcade/NES, lo conozcan pocas personas que no lleven tiempo en el mundillo de los videojuegos, pese a que ha tenido remakes y relanzamiento en consolas Nintendo.
El caso es que este juego me recordaba mucho al mencionado anteriormente y su secuela que era una pasada Elevator Action Returns de Sega Saturn/Arcade, un maravilloso juego de acción pura y diversión y la verdad es que este Door Kickers está muy por ese camino, vamos a comenzar al detalle.


Sistema de juego:
Entramos directamente en materia, por que este juego no tiene historia ni diálogos que nos digan «huah pasada de argumento«, no tiene nada, solo acción.
Nos encontramos con diferentes modos de juego iniciales para un jugador donde probar nuestras habilidades y desbloquear equipamientos para nuestros diversos personajes, todos pertenecientes a un escuadrón de policía.
El primero es la «Torre infinita» es básicamente un edificio con diversas plantas que superar, que genera un orden aleatorio de los enemigos en cada partida, aunque repite patrones, este modo la verdad es que es mejor dejarlo para cuando tengamos algo más de experiencia jugando, aunque si te molan los retos, también puedes pulir habilidades en este.
El segundo sería el habitual con el que empezar «Modo clásico«, donde tenemos una serie de misiones, que van progresando escalonadamente su dificultad.
Y el tercero es el «Modo invasión zombi«, del cual esperaba otra cosa, pero lo que hace básicamente es aumentar un pelín la dificultad añadiendo zombis a las misiones del Modo clásico
Entre las diversas opciones que tenemos o que desbloquearemos, son rodar para esquivar algunas balas, cubrirnos detrás de algunos elementos del escenario, arrojar o colocar diversos tipos de granadas (de gas/luminosas) y explosivos, además de un diverso abanico de armas, que son diferentes para cada personaje. Todo esto lo iremos desbloqueando con las estrellas que vayamos ganando al completar cada escenario, además de la experiencia que ganará el personaje que usemos, que servirá para potenciar sus habilidades «innatas«.

Sin duda es un juego bastante adictivo, cargado de acción y que recuerda en mucho al clásico mencionado al principio, pero con más acción. Además presenta un toque estratégico, ya que no todos los enemigos tienen una IA simple y se pondrán en alerta o amenazaran a los rehenes (y aniquilaran) si damos un paso en falso. Tiene un buen enfoque, puede ser ameno cuando te habitúas a la acción y sobretodo muy entretenido.

Online:
Algo bueno y malo al mismo tiempo; bueno por que podremos disfrutar del juego con un amigo en cooperativo, y malo si no tenemos un amigo con quien jugar, será difícil encontrar a alguien en linea para una partida rápida o tendremos que esperar indefinidamente a empezar con una sala personalizada que hayamos creado, es decir, no tiene usuarios base en linea para unas partidas.
Como contrapartida, si que tiene multijugador local, así que al menos eso lo salva mucho, además de que todas las opciones de juego están disponibles para el cooperativo local sin restricciones (salvo las de avance natural).

Gráficos:
Tiene un buen estilo retro, muy actual y con bastante detalle, tanto en sombreados como iluminación, explosiones y el resto de efectos, tiene una estética de juego de 8bits con toda la potencia gráfica que se le puedan aplicar a los pixels/sprites a día de hoy, entre otros efectos. Se hace muy vistoso, no desentona en ningún momento con el estilo de juego y la acción, por lo que se hace muy natural visualmente.
También tiene un buen número de enemigos, que empiezan a ser más visibles según avanzamos, lo que nos quitará esa sensación de enfrentarnos siempre a los mismos, llenando cualquier atisbo de vacío.

Música/Sonido:
No tiene un gran elenco de melodías la verdad, pero las que tiene se hacen suficientes y se sincronizan estupendamente con la acción, ya que son bastante tranquilas y amenas, lo que nos ayuda mucho a concentrarnos en pleno apogeo de balas. Además tienen buenos ritmos y no se hacen pesadas aunque estén constantemente en bucle, y conseguir eso ya es un paso muy difícil.
Incluye también algunas voces que nos sitúan un poco en equipo de escuadrón, o en la situación, ya que ciertos enemigos lanzaran amenazas antes de atacarnos o amenazar a los rehenes.
El resto de sonidos es muy directo, suenan bien, coordinados, efectos bastante realistas dentro de lo que cabe y nada exagerados.

Sin duda no es que tenga la mejor banda sonora, pero a falta o sobra de temas, mejor quedarse con los justos y hacer algo bueno, en vez de vertientes paupérrimas. Un apartado bueno y ajustado sin duda.

Durabilidad/Diversión:
Este es un juego con muchas horas de diversión por delante, dado el modo de torre infinita o el de Zombis, no vamos a tener tiempo para aburrirnos, y ya contando con alguien para el multijugador local, es un autentico vicio.
Su duración en solitario y terminandolo con todos y cada uno de los personajes, supongo que puede rondar perfectamente las 80 horas, dependiendo también de nuestras habilidades claro, pero si no somos muy completistas y solo lo terminamos con uno, probablemente se nos vayan tranquilamente entre 18 o 20 horas de juego.

Valoración final

La verdad es que es un juego que entretiene mucho, el tiempo de acción se pasa muy rápido y cada misión terminada parece un paseo, que puede pasarse más rápido aun jugando en cooperativo, ya que el radio de acción y estrategia se amplia de sobremanera.

Autor

Yclan

Iniciado en los videojuegos a los 4 años de edad con la recreativa de Ninja Gaiden y los pinballs, no tardó en convertirse en una de mis aficiones de más envergadura, con una ingente cantidad de títulos terminados a las espaldas, pase a ser coleccionista y empecé a escribir sobre ellos con la experiencia de no pasar por alto ningún género.