Avance de Sweet Transit – Deus ex machina

0

De la mano de Ernestas Norvaišas y Team17 hoy vamos a hablar del juego Sweet Transit. Un juego indie que combina estrategia con elementos de gestión, city builder y varias cosas más. Un juego que nos pone en el contexto de una Revolución Industrial… distinta a la que históricamente vivieron nuestros antepasados. Ernestas Norvaišas es el desarrollador de este, su primer juego aunque tiene experiencia en juegos de renombre cómo Factorio, nada menos. Mientras que Team17 es una conocida empresa editora responsable entre otras cosas de juegos cómo Age Of Darkness: Final Stand o los futuros Marauders y Gord entre otros.

Sweet Transit

Diseñando la aldea de «Marne»

Es un juego que está en  Early Access. De hecho está en una fase muy temprana (0.2.22) Por lo que aún le falta bastante contenido y tiempo para alcanzar su potencial. Por favor, sean pacientes con este jovencísimo juego que en su momento presentó su propia Hoja de Ruta. Está disponible en este momento en Steam en el caso de desear adquirirlo.

Una nueva forma de experimentar el progreso con Sweet Transit

Sweet Transit nos pone en la tesitura de levantar un imperio industrial de manera pacífica y relajada. Además con la posibilidad de hacerlo desde el principio. Una de las primeras cosas que podemos encontrar es un tutorial dividido en varias fases dónde se nos explican algunas de las mecánicas más básicas: por ejemplo cómo construir asentamientos o cómo gestionar la red ferroviaria. Una red ferroviaria que es uno de los pilares casi desde el principio en Sweet Transit. El tutorial es aceptable ya que te enseña lo básico para empezar la partida posterior y dar tus primeros pasos. También te avisa de ciertos inconvenientes según avances en la partida: nuevos materiales, nuevas aldeas, una red ferroviaria con más trenes. Elementos que desembocan en un manejo cada vez más complejo con muchas varias. Una vez superado el tutorial a día de hoy hay dos posibilidades:

  • Nuevo Mundo
  • Paris

Entre difícil y más difícil… Una decisión «complicada»

Una partida de «Nuevo Mundo» es básicamente una partida dónde hay que levantar todo desde el principio, o jugar una partida «París». En esta modalidad no empezamos desde cero: ya disponemos de un asentamiento, algunas estaciones, una mina de Carbón, un Almacén y un Depósito de Trenes entre otras cosas. Parte de estos edificios ya los veíamos en el tutorial y son básicamente los primeros que hay que construir y situar. Gracias a una IU intuitiva y detallada podemos conocer al detalle y al momento todo lo que ocurre en la partida: problemas, producción, riqueza. Todo con su descripción.

Tutorial

Una parte del tutorial para controlar las señales

También tenemos una pequeña red ferroviaria así cómo algunos trenes con sus rutas preparadas ¿Por qué esos primeros edificios y asentamiento son tan importantes? El Almacén en primer lugar es dónde guardaremos una gran parte de las mercancías disponibles en Sweet Transit. Por ejemplo el carbón, combustible que usarán los primeros trenes a nuestra disposición para construir y usar. Sin carbón se moverán más despacio o incluso pueden terminar detenidos. El Almacén nos permite también usar los materiales depositados en él, de otra manera no podremos usarlos.

No sólo su construcción es importante, también su colocación, así cómo las vías, estaciones y demás. No es viable tener que remover todo en una partida avanzada de Sweet Transit si vemos fallos en el sistema. Solamente una parte en caso de necesidad. Sino es mejor empezar una nueva partida o cargar una previa.

De lo más simple a lo más complejo

Sin embargo, no todos los materiales irán a parar al Almacén. Otros terminarán en las aldeas cómo los alimentos o materiales que después necesitan un proceso de refinado o de tratamiento para crear otros materiales, como la piedra de las canteras que se envía a las canterías de los asentamientos para convertirse en piedra tallada. Gracias al depósito de trenes podremos fabricar, mejorar, reparar, retirar al depósito y vender nuestros trenes con sus vagones para distintas tareas. Una vez en la partida también necesitamos esos asentamientos. Allí vivirán los trabajadores de Sweet Transit. Unos trabajadores que necesitan un transporte seguro a sus puestos de trabajo en el asentamiento o incluso lejos del mismo ya que no todos los edificios de producción se pueden colocar en el mismo asentamiento, ni cerca del almacén.

Sweet Transit

Riqueza

De ahí parte de la importancia de los trenes para transporte de personas y de materiales. La partida nos asigna objetivos a cumplir, para que nuestros asentamientos, transporte e industria crezcan. A diferencia de otros city builder, no todos los edificios, trenes, materiales están desbloqueados desde el principio. De hecho puede ocurrir que en dos asentamientos veamos: cómo en uno podemos crear un lugar de culto, y en el otro no porque el segundo no tiene población suficiente para desbloquearlo. Hay que cumplir unas condiciones previas para que podamos optar a ellos. Sweet Transit es un juego complicado con una curva de aprendizaje que, a medida que avanzamos la partida se hace más difícil. Van surgiendo nuevos problemas y debemos replantear parte de todo lo que hemos construido. 

Los pequeños pasos de Sweet Transit

¿Cómo vamos a financiar todo esto? A través de la «riqueza». Este dinero se consigue gracias a los jornaleros del juego. En los asentamientos empezaremos con unas pocas casas que exigen agua y alimento (pescado). Proporcionárselo hará que vengan nuevos trabajadores. En los asentamientos podemos situar algunos edificios de producción con sus propios depósitos aparte con funciones parecidas al Almacén. Según crezca el asentamiento aparecerán edificios cómo el mercado, la cantería, la panadería entre otros. Los asentamientos no son autosuficientes completamente: necesitan de otras zonas y edificios para satisfacer todas sus necesidades.

Sweet Transit

Los trenes nos darán vida en Sweet Transit

Ahí entran en juego las estaciones, vías y trenes. Parte de esos edificios de producción: el aserradero, la cantera, la mina de carbón estarán alejados y requerirán de estaciones colocadas entre los asentamientos, estas zonas industriales para conectarlos. Esto exige una vía que permita a los trenes circular y transportar ¿Por qué no pueden estar esas zonas aledañas a los asentamientos? Porque no pueden estar demasiado cerca de algunos edificios (la casa del concejo por ejemplo) ni del Almacén. También hay edificios que requieren zonas concretas cómo la cantera.

Los engranajes de la revolución

Uno de los puntos fuertes del juego es que permite levantar a nuestro antojo las vías férreas, con sus giros, intersecciones. También señales para regular el tráfico, evitando atascos o colisiones. La colocación de edificios y vías debe hacerse con cuidado y revisarse puesto que según avancemos unas pocas vías con demasiados trenes colapsan todo generando consumo excesivo de combustible, atascos y que los trabajadores y mercancías no lleguen. Es posible que preparar esas vías desde el principio nos parezca una tarea colosal. Es posible que el responsable del juego se diera cuenta de ello, por lo que preparó «Paris» y unas plantillas. Dichas plantillas permiten situar rápidamente una estación con sus componentes, una triple o cuádruple intersección.

La divina locomotora de Sweet Transit

Un núcleo fundamental del juego son los trenes. Podemos construirlos de manera personalizada gracias al depósito de trenes. Hay varias posibilidades que se van desbloqueando con el tiempo. Ya hemos su función vital en la partida. Los trenes de Sweet Transit se manejan mediante una IA en base a unos parámetros configurados por el jugador. Estos parámetros se basan en configurar las rutas entre estaciones. Estaciones que tienen que estar conectadas obligatoriamente a los edificios de producción o los asentamientos. En los Asentamientos puede haber más de una estación conectada, lo que nos permite ampliar la red ferroviaria para prevenir atascos y pérdida innecesaria de combustible. Las estaciones necesitan andenes para depositar o recoger pasajeros y mercancías. Pueden incluso reabastecer de combustible a los trenes.

Sweet Transit

Diseñando el próximo tren

Es tan importante la figura del tren en el juego que incluso hay un lugar de culto para el «Gran» tren, símbolo de su importancia. Los trenes se pueden vender, reparar, mandar al depósito para mejorar… ¿Mejorar el qué exactamente? La cantidad de combustible máxima, la calidad máxima de transporte. También cambiar la locomotora por una mejor y más rápida o incluso mezclar varios tipos de vagones. La confección del tejido ferroviario y sus trenes puede mantener al jugador entretenido durante horas.

¿Un juego clásico?

Los gráficos del juego no son algo espectacular. Incluso podríamos atribuírselos a un juego de hace diez años. Pero estamos hablando de un indie y aunque no destacan por su espectacularidad son aceptables y rápidamente el jugador se centrará en otras cosas. Muchas de las cosas que ocurren en el juego tienen pocas o ninguna animación más allá de trenes y «personas». Prima la estática y la «generación espontánea» en general en el juego  Los gráficos no están al nivel de la jugabilidad, simplemente.

SweetTransit1

El culto del tren

Tampoco están al nivel de la banda sonora, creada por Ely Robins. Parte de sus pistas pueden recordar a ciertas películas antiguas del Salvaje Oeste cuándo un personaje cualquiera entraba en un «Saloon» y se escuchaba música de piano. También a otras películas antiguas (westerns entre ellas). Lo cierto es que la banda sonora es impresionante y ayuda a que el jugador entre en un estado de inmersión casi completa con el juego.

Si quieres estar al tanto de noticias, análisis y ofertas. desde Comunidad en Español te recomendamos darte un chapuzón virtual por nuestras secciones. También puedes seguirnos a través de Steam y Twitter.

Tráiler EA de Sweet Transit

Autor

Bishamon

Profesor de Historia, futuro especialista de Mitología e Historia Militar. Técnico de Archivos. Apasionado de los libros. La estrategia como mayor interés dentro de esa maravillosa pasión que son los videojuegos.