Rollerdrome: Patines, armas y mucha diversión – Análisis

2

Bienvenidos al Campeonato anual de Rollerdrome

Hace un par de meses Roll7 nos sorprendía con OlliOlli World, un excelente título que marcaba el salto al 3D de esta popular saga de patinaje. Tras el éxito del mismo y con todo lo aprendido, Rollerdrome ha sido lanzado, entregándonos una experiencia cargada de retos y diversión.

Tras su anuncio en el State Of Play realizado por Sony, Rollerdrome captó la atención de muchos jugadores por su particular apartado visual y sus curiosas mecánicas.

Todos aquellos interesados podrán sentirse aliviados, pues el juego no es solo lo que se nos prometió, sino que intenta llevar las cosas un poco más allá.

En el lejano 2030…

Cada vez que se nos habla del futuro en una obra, su autor lo suele enfocar de forma diferente; en el caso de Rollerdrome, el 2030 es un futuro que no nos sorprendería si llegara a pasar.

Nos encontramos en un mundo donde las grandes corporaciones controlan la vida de los ciudadanos, recurriendo mayormente a la manipulación y el entretenimiento.

Dentro de este último apartado, un deporte se ha popularizado sobre el resto, convirtiéndose en un fenómeno de masas por su brutalidad: el Rollerdrome.

Dicho deporte pone a prueba a distintos participantes sobre patines, obligándolos a superar obstáculos y a derrotar a los campeones locales.

Kara Hassan hará acto de aparición por primera vez en el Campeonato, siendo la protagonista de la historia y el personaje que controlaremos a lo largo del juego.

Tocando leves temas distópicos y la repercusión del entretenimiento en el público general, Rollerdrome nos cuenta una historia simple pero intrigante; en su mayoría narrada en pequeños fragmentos de exploración al inicio de cada etapa del Campeonato.

Si bien estos momentos narrativos son escasos y el giro es predecible, la historia logra mantenernos interesados hasta el final.

Olvida las rodilleras, es hora de buscar un chaleco antibalas

A nivel mecánico, Roll7 ha implementado lo aprendido con sus experiencias arcade, manteniendo ese espíritu de competitividad de inicio a fin. Entrando en detalle, nos encontramos con una experiencia fuertemente inspirada en la franquicia Tony Hawk.

Dichos elementos de patinaje tienen un giro de tuerca muy interesante: la implementación de elementos de disparos en tercera persona. Con un arsenal que irá creciendo mientras avancemos y enemigos cada vez más resistentes, Rollerdrome consigue un equilibrio perfecto entre acrobacias y asesinatos.

Para conseguir dicho equilibrio, tanto el avance como el apuntado son automáticos, dándonos libertad para maniobrar y disparar rápidamente al acercar la cámara al objetivo.

Para superar el Campeonato de Rollerdrome, deberemos atravesar distintas etapas divididas en niveles, cada una en un escenario diferente y donde podremos ejecutar diversos trucos. Asimismo, nuevos campeones locales harán acto de presencia y será nuestra tarea darles caza.

Con el fin de lograrlo, contaremos con distintas armas, cada una con una cantidad de munición determinada y un nivel de efectividad contra cada enemigo.

Además de las armas, el juego cuenta con un sistema de bullet time muy útil, pues se recarga rápido y es ideal para formular estrategias.

Disparando con estilo

El ritmo de Rollerdrome es increíble, pues el diseño de nivel refleja una sensación de crecimiento constante. Por esta razón, los retos no son escasos y dominar la movilidad será la clave para completar todos los objetivos.

Si queremos recargar la munición de nuestras armas, tendremos que hacer una serie de trucos consecutivos, obligándonos a escoger bien nuestro siguiente movimiento.

La estrategia es una parte importante del gameplay, pues habrá que escoger bien nuestro objetivo y permanecer alerta en todas las direcciones para realizar esquivas perfectas y ganar unos cuantos puntos extra.

Cada uno de los niveles de Rollerdrome cuenta con una lista de tareas por completar, las cuales son acumulativas y no es necesario terminarlas en el mismo intento. De igual forma, un sistema de puntuación nos mostrará nuestro desempeño al final de cada partida, retándonos a rejugar para superar nuestras puntuaciones.

A todo esto, se le suma un nuevo reto que se desbloquea al terminar la historia principal, un verdadero infierno donde solo los más hábiles podrán sobrevivir.

Por otro lado, para aquellos a los que la experiencia se les complique, existen múltiples opciones de accesibilidad que pueden ser configuradas.

Una distopía salida del cómic

En lo que respecta a su apartado artístico, Rollerdrome nos presenta una estética muy interesante, similar a un cómic. Gracias a una paleta de colores cálidos donde el naranja y el marrón predominan sobre el resto, el ambiente distópico refuerza la narrativa.

Sin embargo, esto no es un impedimento para explorar escenarios variados y cargados de color, pues a pesar de contar con pocos niveles, cada uno se siente distinto y con posibilidades variadas para hacer trucos.

La banda sonora no se queda muy atrás, pues es tan frenética como el resto del juego, con ritmos muy rápidos y fuertes; en este sentido, casi parece una respuesta directa para distanciarse lo máximo posible de OlliOlli World.

Mientras que este último se enfocaba en crear una experiencia arcade relajante y disfrutable, Rollerdrome nos sumerge en una distopía oscura llena de amenazas y muy desafiante.

Por otro lado, es importante destacar sus animaciones, pulidas a detalle y con una fluidez impresionante. El diseño de sus personajes también ha dado en el clavo, pues cada enemigo es fácil de identificar y nos ayudará a saber cómo nos van a atacar.

El Rollerdrome puede ser un deporte muy sangriento

Sin lugar a dudas, Rollerdrome es una agradable sorpresa por parte del equipo de Roll7. SI bien su apartado artístico original y su interesante historia forman una buena dupla, es innegable que su punto fuerte se encuentra en la jugabilidad.

Patina por distintos escenarios y haz trucos diversos para aumentar tu puntuación. Derrota poderosos enemigos y esquiva ataques mortíferos para hacerte con el Campeonato de Rollerdrome.

¿Recuerdas cuando tu mamá te decía que tuvieras cuidado al patinar? Pues bien, esperemos que nunca descubra este juego o todos sus miedos se habrán vuelto una realidad. Aún así, matar y patinar es una experiencia más divertida de lo que esperábamos.

8.4

Nota

Puntuación general

Historia
7.0
Gráficos
9.0
Jugabilidad
9.0
Música / Sonido
7.0
Diversión
10.0
Lo bueno
  • Dominados los controles, Rollerdrome se torna una experiencia muy divertida y desafiante.
  • Su aspecto similar a un cómic es muy original y dota el juego de un estilo especial.
  • La dificultad es justa y la curva de dificultad nos pondrá a prueba en pro de que mejoremos.
  • Distintas opciones de accesibilidad para todos los jugadores.
  • Enemigos variados que nos obligan a usar sabiamente nuestro arsenal.
  • Contenido adicional a la campaña principal para los amantes de los retos.
Lo malo
  • Su historia puede pecar de simple y con un giro de trama predecible.
  • Se echa de menos un par de modos de juego adicionales.
Autor

Daarcket

Desde que tengo memoria he sentido un gusto especial por los videojuegos y el cine. Soy amante de los juegos independientes, las buenas historias y el pixelart. Escribir es algo que me apasiona bastante y lo trato de plasmar con cada nuevo análisis que hago.