Análisis de Re:Turn One Way Trip

2

Una aventura sin retorno

El terror dentro de los videojuegos es un terreno ampliamente explorado, con diversos títulos que nos generan emociones fuertes al ser nosotros los que marcamos el ritmo de la historia. Re:Turn – One Way Trip es una experiencia cuanto menos curiosa, que nos llevará a través de distintas épocas para resolver un misterio que involucra amor no correspondido, entes paranormales y venganza.

Lo que pasa en el tren, se queda en el tren

La historia de Re:Turn – One Way Trip nos pondrá al control de Saki, una joven que se encuentra de excursión en el bosque con su grupo de amigos. Tras una serie de acontecimientos, nuestra chica se verá obligada a entrar a un tren abandonado.

Dicho tren será el lugar donde transcurrirá la mayor parte del juego, pudiendo explorar en dos espacios temporales: el pasado y el presente. En ambos momentos iremos conociendo personajes que cargan secretos muy pesados consigo, manteniendo la intriga al máximo en todo momento.

Sin entrar mucho en detalle para evitar spoilers, os puedo decir que la historia está cargada de suspenso a más no poder, dejando un poco de lado el terror y centrándose más en los misterios que envuelven este vehículo a vapor.

Aclarado esto, no se puede dejar de mencionar el final de Re:Turn – One Way Trip, una conclusión que se siente apresurada y deja muchos cabos sueltos. Cabe destacar que esto está hecho así para traernos una secuela ya anunciada y con una demo que se puede probar ahora mismo en Steam: Re:Turn 2 Runaway.

Máscaras espeluznantes y muñecas sin cabeza

Re:Turn – One Way Trip puede encasillarse en el género point and click, resumiendo sus mecánicas en ir tocando todo por ahí para encontrar lo que buscamos. A pesar de las herramientas a su disposición, la mayoría de sus acertijos no son del todo intuitivos, escondiendo objetos y soluciones en lugares aleatorios sin una razón más que la de explorar.

Además de sentirse algo pesado, el hecho de limitar el escenario (casi todo el juego transcurre dentro del tren), nos mantendrá caminando de un lado a otro en el mismo lugar.

En cuanto a los acertijos como tal, no están mal. La mayoría son simples de entender y Saki cuenta con un diario que nos dará las pistas para solucionarlos.

Todo esto en los primeros actos del juego, puesto que, para el tramo final, empiezan a aparecer algunos puzles que más que complicados, son tediosos. En estos ya no deberemos usar el ingenio y la percepción, sino simplemente ir de izquierda a derecha hasta resolver el acertijo.

Personalmente, pienso que este es uno de los puntos débiles de Re:Turn – One Way Trip, interrumpiendo de forma constante el misterio de la historia con puzles repetitivos y aburridos.

Píxeles sangrientos y melodías terroríficas

Para finalizar este análisis de Re:Turn – One Way Trip, hablemos de su apartado artístico. Sus gráficos están hechos completamente en pixelart, con un estilo atractivo a nivel visual y unas animaciones fluidas muy bien hechas.

A la hora de los diálogos y en ciertas cinemáticas, veremos el juego con unos dibujos bien logrados, mostrándonos diferentes facetas de los personajes que dan variedad al apartado gráfico.

Los entornos también son dignos de mención, haciendo un fuerte hincapié en diferenciar correctamente el paso del tiempo en el interior del vehículo.

En cuanto a su banda sonora, contribuye perfectamente para crear una atmósfera tensa, la cual nos tendrá al borde del asiento en todo momento.

Asimismo, los efectos sonoros tienen un gran trabajo detrás, siendo usados en el momento adecuado para sacar un buen susto.

Lastimosamente, ambos apartados sufren por las limitaciones del juego, cayendo en la repetividad. Menciono esto porque las pocas veces que podemos ver los exteriores en Re:Turn – One Way Trip, es notable que el trabajo hecho pudo dar para mucho más.

Algo similar pasa con la música, limitando las pistas y forzándonos a escuchar las mismas canciones todo el tiempo.

Potencial desperdiciado

Con todo lo que he dicho, parece que no me gustó ni pienso recomendar Re:Turn – One Way Trip, pero, en realidad es todo lo contrario.

El juego es una grata experiencia, acompañada de una premisa interesante y que nos mantiene expectantes por su secuela. Mi problema real es darme cuenta de todo el potencial desperdiciado que tiene la obra a causa de las barreras que se impuso.

No obstante, a pesar de sus fallos, es un buen juego que vale la pena; especialmente por su precio accesible.

Espero con ansias que Re:Turn 2 – Runaway pueda superar a su antecesor, demostrando todo de lo que es capaz el equipo de Red Ego Games y dándonos un final digno para la aventura de Saki y sus amigos.

7.0

Nota

Puntuación general

Historia
8.0
Gráficos
7.0
Jugabilidad
6.0
Música / Sonido
7.0
Ambientación
7.0
Lo bueno
  • Una gran historia, cargada de suspenso y misterio.
  • Personajes bien escritos con una personalidad marcada.
  • Ambientación tensa muy atrapante.
  • Un apartado visual y sonoro que transpira terror.
Lo malo
  • Repetitivo hasta decir basta.
  • Puzles tediosos que nos obligan a ir de un lado a otro sin propósito.

No olvides pasar por la reseña de Blade Assault, un divertido roguelite que utiliza la acción para lograr un gameplay frenético y variado.

Autor

Daarcket

Desde que tengo memoria he sentido un gusto especial por los videojuegos y el cine. Soy amante de los juegos independientes, las buenas historias y el pixelart. Escribir es algo que me apasiona bastante y lo trato de plasmar con cada nuevo análisis que hago.