Análisis de Yuki: Un bullet hell diferente

0

Yuki un bullet hell diferente

Como ya comenté en el análisis de Eternal Starlight; el nicho de la realidad virtual parece estar prácticamente copado por los simuladores y juegos en primera persona. Yo personalmente soy bastante consumidor de este tipo de títulos, ya que la inmersión que ofrecen gracias a esta tecnología es inigualable. Pero bien es cierto que, las posibilidades de la realidad virtual no se terminan ahí, y estudios como Arvore se encargan de recordárnoslo cada cierto tiempo con juegos con propuestas novedosas y mecánicas originales. Esta vez, el estudio brasileño, nos ha vuelto a sorprender con Yuki, un frenético bullet hell con estética muy “a la japonesa” y un componente de adicción que llevaba muchos años sin sentir en mis curtidas carnes.

La imaginación de un niño

Aunque el juego nos narra una pequeña historia de porqué estamos ahí, rápidamente nos daremos cuenta de que ésta no es mas que una simple escusa para ponernos en contexto y empezar con la verdadera acción. Aun así, podríamos resumirla en que encarnamos a un niño con mucha imaginación, que juega con su figura de acción favorita para derrotar a una buena ristra de extravagantes enemigos interdimensionales que (como casi siempre) amenazan la paz y la integridad de nuestro mundo.

Pura esencia arcade

Yuki consta de seis niveles o capítulos y, aunque pueda parecer un numero escaso, os puedo asegurar que no veréis el ultimo nivel hasta ya pasadas unas cuantas horas de juego. Ya que, como todo buen roguelike, morir en Yuki te devolverá al principio. Para ganar en este título tendrás que superar los seis capítulos con una sola vida, al más puro estilo de juego de recreativa de los años 80 y 90. Y es que, efectivamente, Yuki se siente como un verdadero juego arcade, donde deberemos ganar habilidad repitiendo partidas una tras otra, para ir cada vez avanzando un poco más que en la anterior.

Además, al finalizar por primera vez algunos niveles específicos, iremos desbloqueando nuevos trajes de vuelo para Yuki (cuatro en total). Todos estos tienen sus propias estadísticas y atributos únicos, lo que ofrece un componente de rejugabilidad y nos da la posibilidad de escoger al que mejor se adapte a nuestro estilo de juego.

Mejorando constantemente

Durante la partida iremos recolectando una especie de créditos que nos servirán para comprar mejoras al finalizar la partida. Además, podremos recoger potenciadores temporales que nos facilitarán la labor de eliminar enemigos, ofreciéndonos más velocidad de disparo, drones auxiliares o más slots para la salud de Yuki. Eso sí, una vez seamos derrotados, estos potenciadores se perderán y no estarán disponibles para la siguiente partida.

Como ya comentaba anteriormente, al finalizar la partida perderemos los ítems recolectados, pero, pese a esta decisión cruel, el juego nos invitará a usar los créditos que acumulemos en obtener potenciadores permanentes que mejorarán a nuestros personajes. Estos potenciadores otorgarán a Yuki más salud, mayor potencia de fuego o más y mejores potenciadores temporales, lo que nos facilitará el camino a la victoria, ya que, a diferencia de los potenciadores temporales, éstos no se pierden al ser derrotados.

En cada nueva partida, los enemigos y los obstáculos aparecerán de manera aleatoria, dando un aire de frescura a cada recorrido. También veremos un pequeño aumento en la dificultad, la frecuencia y la cantidad de enemigos y obstáculos. Una decisión muy acertada para mantener el ritmo frenético en los primeros niveles aun cuando hayamos mejorado a nuestro personaje.

Muy bonito y colorido

El apartado artístico de Yuki es bastante impresionante; con entornos coloridos, diseño de enemigos y niveles vistosos a la par que interesantes. No es que gráficamente presuma de modelados complejos, pero sabe jugar bien sus cartas y ofrece mucho con poco, sobre todo gracias a una dirección de arte muy acertada. Esto además hace que el rendimiento sea excelente; permitiendo jugar a altas tasas de fotogramas sin que se resienta la gráfica. En mi caso he jugado la versión de Steam con unas HTC Vive, pero he visto que en las Oculus Quest funciona igual de bien.

Por otro lado, el sonido es otro de sus puntos a destacar. Con melodías agradables que se adaptan al combate y que, en ciertos momentos de más frenetismo, se intensifica para aportar unos cuantos grados de adrenalina.

Conclusión

En conclusión, diría que Yuki es un título sin grandes pretensiones. Que consigue muy bien lo que se propone, ser un título divertido a la par que adictivo. No os sorprendáis si sin daros cuenta; lleváis unas cuantas horas jugando sin parar y aun así os pica el gusanillo de echar otra partida más.

Además, su gran apartado artístico complementa muy bien a unas mecánicas pulidas y pensadas para ofrecer una experiencia arcade definitiva. Por otra parte, puede ser un título muy recomendado para aquellas personas que se estén iniciando en la realidad virtual y que no tengan las famosas “VR legs”. Ya que no tiene locomoción artificial, ni movimientos de cámara, que son cosas que al principio pueden llegar a marear en los juegos de RV.

8.4

Nota

Puntuación general

Diversión
9.0
Jugabilidad
8.0
Gráficos
8.5
Música / Sonido
8.5
Innovación
8.0
Lo bueno
  • Muy divertido y adictivo
  • Gran apartado artístico
  • Cómodo para los nuevos usuarios de RV
Lo malo
  • No tiene apartado de opciones graficas o sonoras
  • Puede llegar a ser repetitivo tras muchas (muchísimas) partidas
  • Poca variedad de enemigos
Autor

DooMknight87

Entusiasta de los videojuegos desde la primera vez que estuve en contacto con uno. Soy desarrollador de aplicaciones gracias a ellos. Actualmente mi plataforma principal de juego es el PC, aunque también me interesa cualquier hardware relacionado con este mundillo.