0

Un nuevo comienzo para la humanidad

El mundo está en ruinas, la desolación postapocalíptica azota constantemente a los pocos supervivientes que quedan en las ruinas de antaño, y cuando todo parecía perdido, toda esperanza abandonada, de repente, una luz roja en el cielo vislumbra un nuevo futuro

Es así pues, como colocaremos nuestro primer cimiento para construir de nuevo una civilización prospera, con una bengala para atraer a nuevos supervivientes a nuestro asentamiento.

Y lo digo literalmente, nada más comenzar nuestra partida empezaremos sin nada, y lo primero que tendremos que hacer (aparte de seguir el tutorial) es crear nuestro campamento para empezar a reunir colonos.

Pero mucho antes de todo esto, Surviving the Aftermath nos permite personalizar y elegir como va empezar nuestra aventura, con hasta 6 categorías divididas en diferentes apartados, para de este modo ajustar a nuestro gusto el grado de dificultad.

Desde lo fértiles que son las tierras, hasta la frecuencia con la que nos azotan las catástrofes, tendremos en nuestro poder como de desafiante queremos que sea nuestra partida.

Podemos personalizar la dificultad de nuestra partida.

Podemos personalizar la dificultad de nuestra partida.

Avanza hacia un nuevo futuro o perece en el pasado

Surviving the Aftermath es un juego de estrategia y de gestión y simulación, y dichos géneros generalmente, no disponen de una historia como tal, o al menos esta no es que suela ser muy profunda.

En está ocasión tenemos una serie de misiones principales que nos servirán para ir avanzando hacia un objetivo final: La prosperidad de nuestra civilización.

Estás misiones, vienen dadas de una breve pero interesante introducción a modo de texto, que nos detallará la situación a la que nos tendremos que enfrentar.

Como he dicho son interesantes e inmersivas, y nos introducen en su mundo postapocalíptico, pero tampoco esperéis nada del otro mundo, más bien sirven para acompañarte durante la travesía y hacerla menos monótona. Una especial mención a la última fase de la historia, que sin hacer spoilers, aunque es bastante entretenida me ha resultado muy tediosa y larga de terminar.

Una vez terminada la historia, podremos escoger si finalizar la partida o seguir con nuestro asentamiento haciéndolo crecer hasta limites insospechados.

A lo largo de la partida, deberemos de tomar ciertas decisiones

Los cimientos de una nueva civilización

Una vez tenemos claro nuestro objetivo, es hora de empezar a construir, y más vale que lo hagamos con cabeza, o pronto nos veremos superados por una demanda de recursos que no seremos capaces de cumplir.

Tiendas de acampada, almacenes para guardar los recursos, pozos, campos de cultivos o paneles solares, son solo una de las más de 130 estructuras que podremos construir.

Como podemos ver, hay mucho que edificar y mucho que hacer, pues por cada nuevo descubrimiento que logramos conlleva otras necesidades a suplir para poder seguir produciendo y manteniendo el asentamiento.

Sin lugar a dudas es el punto más fuerte de Surviving the Aftermath, te instiga a seguir construyendo para a su vez hacer crecer tanto la población como la tecnología.

Algo que me ha decepcionado no obstante, es que a pesar de la variedad y además calidad en los detalles de los edificios, estos carecen de vida, y me refiero a que aunque suelen estar ocupados por nuestros colonos, no se puede apreciar que interactúen con la instalación, no da la impresión de que tengan vida o que nuestros habitantes estén trabajando en ellas.

Más de 130 estructuras a construir

Prepárate con antelación o sufre las consecuencias

Por si no tuviéramos suficiente con la administración de nuestra comunidad, también tendremos que tener cuidado con las “catástrofes“, por ejemplo, puede que nos encontremos con una tormenta invernal, lo que nos obligará a construir calefactores para mantener las temperaturas adecuadas, estos, requiriendo leña para poder seguir funcionando, los lagos se congelarán, limitando el suministro de agua, y nuestros colonos enfermarán.

Hay otras catástrofes con sus consecuencias: tormentas radiactivas, estropeando los cultivos, olas de calor, duplicando el consumo de agua, tormentas eléctricas que dañaran nuestros dispositivos, entre otros.

Como se puede observar, hay que prestar atención y estar preparado ante todo, por eso es mejor ser previsor y tener suministros de repuesto para cualquier emergencia, tener un almacenamiento de agua grande, disponer de suficientes instalaciones medicas y medicamentos para tratar a los enfermos velozmente y etcétera.

Durante la partida también tendremos que tener cuidado con la “contaminación“, que es un peligro que está extendido por todo el mapa, si no le prestamos atención, cuando los colonos se aproximen a sus cercanías, tendremos en poco tiempo a la mitad de nuestra población irradiada, eso sin mencionar a una especie de gusano gigante mutado listo para engullir a su presa.

Tendremos que hacer frente a numerosos desafíos

Más allá de nuestras fronteras

Cuidar de nuestro asentamiento es importante, pero también lo es saber que hay más allá de nuestras fronteras, es por eso que podremos salir de la seguridad de nuestro hogar para explorar el mundo postapocalíptico que nos espera.

Y lo haremos gracias a nuestros “especialistas“, unos colonos especiales con su trasfondo y con una serie de habilidades que nos permitirán buscar, recolectar, investigar y confrontar diferentes situaciones.

Investigar unas ruinas, recolectar unos determinados recursos, eliminar una fortaleza controlada por unos bandidos, son solo unos de los diversos desafíos a los que tendremos que hacer frente con nuestros especialistas.

Incluso podremos comerciar con otras comunidades mientras mejoramos las relaciones, facilitando de esta forma recursos que de otro modo tardaríamos más en producir, por supuesto también podemos vender los recursos que ya no necesitemos.

Disponemos de más de 80 especialistas, todos ellos con su trasfondo para darle vidilla a sus historias, con sus retratos personalizados y características, asegurando así una innovación perpetua.

Me ha parecido brillante esta especie de mapamundi, y he de decir que enorme, pues recorrer de una punta a otra el mapa con un especialista a pie nos llevará varios turnos muy valiosos, por suerte, durante nuestro viaje podremos encontrar vehículos abandonados, que podremos utilizar para recorrer mayores distancias en menos turnos.

Por si fuera poco, este mapamundi por no decir casi todo el contenido de Surviving the Aftermath (sin contar las misiones principales) son generadas proceduralmente, lo que conlleva a una rejugabilidad abismal.

Podemos explorar un basto mundo postapocalíptico mientras afrontamos sus diversos desafíos y recolectamos recursos para nuestro asentamiento

El drama se respira por doquier

Nos encontramos ante un mundo devastado, es por eso que a menudo nos aparecerán supervivientes a modo de eventos recurrentes, explicándonos las penurias que han sufrido, o las difíciles decisiones que deberemos tomar con ellos.

Por eso Surviving the Aftermath nos acompaña con una serie de melodías nada desdichables aunque tampoco sorprendentes, siendo un acompañante melancólico en nuestras lecturas.

Sonidos normal y corrientes, nada que destacar pero tampoco nada que desdeñar, simplemente cumplen su función sin pena ni gloria. El juego viene traducido en diversos idiomas, uno de ellos el “Español de Hispanoamérica“, lo he encontrado bastante neutro pese a algún que otro error.

Técnicamente se comporta, no he sufrido bajadas de fotogramas, parones, ni salidas de escritorio. Un apartado gráfico bastante humilde que no obstante cumple y sobresale en su diseño artístico.

Al final, lo que importa, es la prosperidad de nuestra comunidad

Conclusión

Surviving the Aftermath, desarrollado por Iceflake Studios y distribuido por Paradox Interactive, tras Surviving Mars, nos traen un simulador de gestión de recursos y ciudades en un mundo postapocalíptico, donde tendremos que tomar duras decisiones y asegurar el futuro de la humanidad.

Tenemos entre manos muchas horas de gestión y construcción, muchas tomas de decisiones y infinidad de posibilidades a la hora de personalizar nuestra partida. Un título que todo amante del género y temática no puede perderse bajo ningún concepto.

8.0

Nota

Puntuación general

Historia
7.0
Jugabilidad
9.0
Gráficos y diseño artístico
8.0
Música y sonido
8.0
Apartado técnico
8.0
Lo bueno
  • Mucho que construir y gestionar
  • Buen contenido de muchas horas
  • Mapa enorme generado proceduralmente
  • Eventos y toma de decisiones
Lo malo
  • Historia sin mucho que ofrecer
  • Falta de vida en los edificios del asentamiento
  • Ausencia de un control más directo en los enfrentamientos
Autor

Damian Carmona "JUSTER"

Disfruto de los videojuegos desde tiempos inmemoriales, lo considero un arte y una gran pasión. Doy mi punto de vista todo lo objetivamente posible. Me encanta la ciencia ficción, los RPG, los mundos abiertos y las narrativas potentes y profundas.